Cámara aprueba proyecto de ley de reforma policial nombrado en honor a George Floyd

WASHINGTON (AP) – Alentados por el presidente Joe Biden, los demócratas de la Cámara de Representantes se apresuraron el miércoles a aprobar el esfuerzo más ambicioso en décadas para reformar la vigilancia policial en todo el país, y así evitar chocar con los moderados de su propio partido que temen reavivar un debate que dicen que los lastimó durante las elecciones del otoño pasado.

La Ley de Justicia en la Policía de George Floyd fue aprobada 220-212 el miércoles por la noche.

Legisladores de Ohio reviven proyectos de ley para convertir el racismo en una crisis de salud pública, honran a June 18th

La amplia legislación, que fue aprobada por primera vez el verano pasado pero estancada en el Senado, fue nombrada en honor a Floyd, cuyo asesinato a manos de la policía en Minnesota el pasado Día de los Caídos desató protestas en todo el país. El proyecto de ley prohibiría los estrangulamientos y la “inmunidad calificada” para la aplicación de la ley y crearía estándares nacionales para la vigilancia en un intento por reforzar la rendición de cuentas.

“Mi ciudad no es un caso atípico, sino más bien un ejemplo de las desigualdades con las que nuestro país ha luchado durante siglos”, dijo la representante Ilhan Omar, demócrata por Minnesota, quien representa el área de Minneapolis cerca de donde murió Floyd. Preguntó a sus colegas si “tendrían el coraje moral para buscar la justicia y lograr un cambio significativo”.

Los demócratas dicen que estaban decididos a aprobar el proyecto de ley por segunda vez, para combatir la brutalidad policial y el racismo institucional después de las muertes de Floyd, Breonna Taylor y otros afroamericanos luego de interacciones con las fuerzas del orden, imágenes de las cuales a veces se capturaron de manera discordante en video. Esos asesinatos provocaron una protesta nacional e internacional.

La familia de Floyd observó el emotivo debate desde un edificio de oficinas cercano a la Cámara.

Pero el debate sobre la legislación se ha convertido en una responsabilidad política para los demócratas, ya que los republicanos aprovecharon los llamamientos de algunos activistas y progresistas para “desfinanciar a la policía” para argumentar que los demócratas tenían la intención de recortar drásticamente los presupuestos de las fuerzas policiales. Este proyecto de ley no hace eso.

El ex presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, dijo que esa era una de las razones por las que el partido, después de hablar con confianza de aumentar su mayoría en noviembre, lo vio reducirse a solo 10 escaños, 221-211.

“Jugamos demasiado a la defensiva en 'quitarle fondos a la policía'”, dijo Pérez.

Los demócratas moderados dijeron que la acusación ayudó a impulsar las derrotas demócratas en los distritos indecisos de todo el país.

“Nadie postuló 'quitarle fondos a la policía', pero todo lo que tienes que hacer es convertir eso en un arma política”, dijo el representante Henry Cuellar, un demócrata moderado de Texas que ha presionado para obtener más fondos policiales en lugares como su ciudad de Laredo, donde la presencia policial se concentra especialmente dada la proximidad a la frontera mexicana.

Si bien los demócratas usaron su entonces mayor mayoría para aprobar la medida de reforma policial en la Cámara el verano pasado, se estancó en el Senado entonces controlado por los republicanos, donde los senadores republicanos impulsaron un plan alternativo que los demócratas bloquearon para considerarlo, calificándolo de inadecuado. Los demócratas controlan ahora ambas cámaras del Congreso, pero parece poco probable que el proyecto de ley pueda aprobarse en el Senado sin cambios sustanciales para ganar el apoyo del Partido Republicano.

El proyecto de ley había sido sometido a votación el jueves, pero los líderes de la Cámara cambiaron abruptamente el horario para concluir el trabajo de su semana después de que la Policía del Capitolio de Estados Unidos advirtiera sobre amenazas de violencia en el Capitolio dos meses después del asedio del 6 de enero.

Los principales asesores del Congreso demócratas dijeron el miércoles que estaban ansiosos por llevar el proyecto de ley al Senado, donde las negociaciones tomarán más tiempo.

Los republicanos rápidamente revivieron las críticas de “desfinanciar a la policía”. “Nuestros agentes de la ley necesitan más fondos, no menos”, dijo el representante Scott Fitzgerald, republicano por Wisconsin, durante el debate del miércoles.

A pesar de los ataques políticos de los republicanos, incluso los legisladores más centristas de la Cámara, algunos de los cuales representan distritos más conservadores, respaldaron el proyecto de ley.

“Los afroamericanos han soportado generaciones de racismo sistémico y discriminación durante demasiado tiempo, y esto ha sido dolorosamente evidente en el trato que han recibido por parte de las fuerzas del orden”, dijo la representante Suzan DelBene, demócrata de Wash, quien preside la moderada Coalición de Nuevos Demócratas.

Ese respaldo se produjo a pesar de las prohibiciones del proyecto de ley sobre la llamada inmunidad calificada, que protege a la policía de ciertas demandas y es una de las principales disposiciones que probablemente deberán negociarse en cualquier compromiso con el Senado.

Exjefe de policía dice que “los sistemas se rompieron” en medio de disturbios en el Capitolio de EE. UU.

Los sindicatos policiales y otros grupos policiales han argumentado que, sin tales protecciones legales, el miedo a las demandas evitará que las personas se conviertan en agentes de policía, aunque la medida permite tales demandas solo contra las agencias policiales, en lugar de todos los empleados públicos.

La representante de California Karen Bass, autora del proyecto de ley, comprende el desafío que enfrentan algunos miembros de la Cámara para apoyarlo.

“Mis colegas, varios de ellos, no tomo a la ligera la dificultad que tuvieron para ser reelegidos debido a la mentira sobre cómo restar fondos a la policía”, dijo Bass.

Llamó a las disposiciones que limitan la inmunidad calificada y facilitan los estándares para el enjuiciamiento como “las únicas medidas que responsabilizan a la policía, que en realidad disminuirán la cantidad de veces que tenemos que ver a personas asesinadas en video”.

Bass dijo que no haría concesiones antes de que el proyecto de ley aprobara la Cámara. Los cambios solo servirían para debilitarlo y no protegerían a los demócratas de la falsa narrativa de “desfinanciar a la policía” que lo rodea, dijo.

“Incluso si votaran en contra del proyecto de ley, incluso si tuvieran una conferencia de prensa denunciando el proyecto de ley, todavía serían golpeados con la misma mentira”, dijo Bass sobre los demócratas.

También reconoció los desafíos que enfrentaron los demócratas en noviembre pasado, y es probable que vuelvan a verlos, cuando la campaña de reelección del ex presidente Donald Trump y otros republicanos destacados llenaron las ondas de radio con imágenes de ciudades de todo el país en llamas. Pero Bass dijo que esos ataques, como gran parte de la oposición al proyecto de ley, se basan en el racismo, lo que promueve temores sobre cómo “la aterradora gente negra te atacará si intentas controlar a la policía”.

“Eso es tan antiguo como el pastel de manzana en nuestra historia”, dijo. “¿Entonces no actúas por eso?”

Aun así, admitió que es probable que se produzcan cambios si la medida quiere obtener el mínimo de 60 votos que necesitará para avanzar en el Senado, que ahora está dividido 50-50. Bass dijo que había estado en contacto con el senador de Carolina del Sur Tim Scott, el único republicano negro en la cámara, y confiaba en que él ayudaría a brindar algo de apoyo republicano.

Scott dijo esta semana que los puntos conflictivos de la legislación eran la inmunidad calificada y los estándares procesales y que en ambas áreas, “Tenemos que proteger a los agentes individuales”.

“Esa es una línea roja para mí”, dijo Scott, y agregó: “Ojalá se nos ocurra algo que realmente funcione”.

Eso podría resultar una tarea difícil, a pesar del apoyo vocal de la Casa Blanca a la reforma policial. Biden prometió combatir el racismo sistémico y firmó órdenes ejecutivas que dice que comenzarán a hacerlo, aunque los defensores esperan que la nueva administración vaya más allá.

Biden ha tuiteado que espera “poder promulgar una ley de reforma policial histórica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *