Dónde nos encontramos en el segundo día de las elecciones presidenciales

WASHINGTON (NEXSTAR) – La gran pregunta del miércoles por la mañana es “¿quién ganará la carrera presidencial?” Francamente, rápidamente, simplemente no lo sabemos.

Su sede electoral local

El presidente Donald Trump y el retador demócrata Joe Biden luchan por tres estados de batalla conocidos: Wisconsin, Michigan y Pensilvania.

Los expertos dicen que no está claro cuándo o qué tan rápido se podría determinar un ganador. Cientos de miles de votos siguen pendientes en Michigan y Pensilvania.

De la noche a la mañana, una ráfaga tardía de votos en Wisconsin le dio a Biden una pequeña ventaja en el estado, pero aún era demasiado pronto para convocar la carrera.

Pero al final de la noche, los márgenes eran extremadamente ajustados, y los candidatos intercambiaban victorias en estados de batalla de todo el país. Trump eligió Florida, el más grande de los estados indecisos, mientras que Biden cambió Arizona, un estado que ha votado de manera confiable a los republicanos en las últimas elecciones.

Hasta el miércoles por la mañana, ninguno aprobó los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para llevar la Casa Blanca.

Trump, en un movimiento extraordinario de la Casa Blanca, emitió reclamos prematuros de victoria y dijo que llevaría las elecciones a la Corte Suprema para detener el conteo. No estaba claro exactamente qué acción legal podría intentar emprender.

Biden, que apareció brevemente frente a los partidarios en Delaware, instó a tener paciencia y dijo que la elección “no termina hasta que se cuente cada voto, se cuente cada boleta”.

Trump dice que quiere detener “todas las votaciones”, pero solo queda el recuento de votos

“No me corresponde a mí ni a Donald Trump declarar quién ganó estas elecciones”, dijo Biden. “Esa es la decisión del pueblo estadounidense”.

Las tabulaciones de votos continúan de forma rutinaria más allá del día de las elecciones, y los estados establecen en gran medida las reglas sobre cuándo debe terminar el conteo. Varios estados permiten que se acepten los votos enviados por correo después del día de las elecciones, siempre que tengan matasellos del martes. Eso incluye Pensilvania, donde las boletas con matasellos del 3 de noviembre pueden aceptarse si llegan hasta tres días después de la elección.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, tuiteó que su estado tenía más de un millón de boletas para ser contadas y que “prometió a los residentes de Pensilvania que contaríamos cada voto y eso es lo que vamos a hacer”.

Trump pareció sugerir que esas papeletas no deberían contarse y que lucharía por ese resultado en la corte superior. Pero los expertos legales dudaban de la declaración de Trump.

“No veo forma de que pueda ir directamente a la Corte Suprema para detener el conteo de votos. Podría haber peleas en estados específicos, y algunas de ellas podrían terminar en la Corte Suprema. Pero esta no es la forma en que funcionan las cosas ”, dijo Rick Hasen, profesor de derecho y ciencias políticas en la Universidad de California-Irvine.

Los demócratas suelen superar a los republicanos en la votación por correo, mientras que el Partido Republicano busca recuperar terreno en la participación el día de las elecciones. Eso significa que los márgenes iniciales entre los candidatos podrían verse influidos por el tipo de votos (anticipados o el día de las elecciones) que informaron los estados.

A lo largo de la campaña, Trump arrojó dudas sobre la integridad de la elección y sugirió repetidamente que las boletas por correo no deberían contarse. Ambas campañas tenían equipos de abogados listos para moverse a estados de campo de batalla si existían desafíos legales.

La apretada contienda general reflejó una nación profundamente polarizada que lucha por responder a la peor crisis de salud en más de un siglo, con millones de empleos perdidos y un ajuste de cuentas sobre la injusticia racial.

Trump mantuvo varios estados, incluidos Texas, Iowa y Ohio, donde Biden había hecho un juego fuerte en las etapas finales de la campaña. Pero Biden también seleccionó estados en los que Trump buscaba competir, incluidos New Hampshire y Minnesota.

Los demócratas entraron en la noche confiando no solo en las perspectivas de Biden, sino también en la capacidad del partido para tomar el control del Senado. Pero el Partido Republicano ocupó varios escaños que se consideraron vulnerables, incluso en Iowa, Texas y Kansas. Se esperaba que la Cámara permaneciera bajo control demócrata.

Associated Press contribuyó a este informe.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *