El pistolero conocía a las víctimas del tiroteo en una oficina de California, dice la policía

ORANGE, California (AP) – El hombre armado que mató a cuatro personas e hirió a una quinta en un complejo de oficinas conocía a todas las víctimas ya sea por negocios o personalmente, dijo el jueves la policía del sur de California.

Esta foto sin fecha proporcionada por el Departamento de Policía de Orange muestra a Aminadab Gaxiola González, un hombre de 44 años de Fullerton, California, sospechoso de un tiroteo que ocurrió dentro de un negocio de asesoramiento en Orange, California, el miércoles 31 de marzo. , 2021. (Departamento de Policía de Orange vía AP)

La teniente de policía de Orange, Jennifer Amat, también reveló que el atacante había encadenado las puertas del complejo, lo que obligó a los oficiales que respondieron el miércoles a enfrentarse a él desde el exterior.

La policía recuperó una pistola automática y una mochila con gas pimienta, esposas y municiones.

La policía ocultó las identidades de los muertos, pero dijo que uno era un niño de 9 años. Los otros eran un hombre y dos mujeres. La víctima herida solo fue identificada como mujer.

El sospechoso, identificado como Aminadab Gaxiola González, de 44 años, también resultó herido y hospitalizado. No estaba claro si sufrió una herida autoinfligida o si la policía le disparó.

El tiroteo del miércoles ocurrió en la ciudad de Orange al sureste de Los Ángeles. Cuando llegaron los oficiales, se escucharon disparos en el edificio. La policía dijo que el tiroteo involucró las suites de oficina de una empresa llamada Unified Homes, una corredora de casas móviles.

Paul Tovar le dijo a la estación hermana de FOX 8, KTLA, que su hermano es dueño de Unified Homes.

“Él no contesta su teléfono, tampoco mi sobrina”, dijo Tovar. “Estoy bastante asustado y preocupado … ahora mismo estoy rezando mucho”.

Amat dijo que el tiroteo ocurrió en ambos niveles del edificio.

Los letreros en el exterior indicaban que había un puñado de empresas allí, incluida una oficina de seguros, una empresa de consultoría financiera, una empresa de servicios legales y una tienda de reparación de teléfonos.

La gente se reunió fuera del edificio después del tiroteo con la esperanza de conocer a sus seres queridos.

Charlie Espinoza también estaba afuera del edificio y le dijo a The Orange County Register que no podía comunicarse con su prometida, que trabaja para una compañía de facturación médica.

La violencia fue el tercer tiroteo masivo en Estados Unidos en poco más de dos semanas.

El gobernador de California, Gavin Newsom, en un tuit calificó los asesinatos de “horribles y desgarradores”.

“Nuestros corazones están con las familias afectadas por esta terrible tragedia esta noche”, dijo.

Los asesinatos siguieron a un tiroteo masivo en un supermercado en Boulder, Colorado, la semana pasada que dejó 10 muertos. Una semana antes de eso, seis mujeres asiáticas estaban entre las ocho personas asesinadas en tres spas del área de Atlanta.

“Ya es suficiente”, tuiteó la senadora estadounidense Dianne Feinstein, demócrata por California. “Tenemos que hacer algo con las armas en nuestras calles”.

Cody Lev, que vive al otro lado de la calle del edificio de oficinas, le dijo al periódico que escuchó tres ruidos fuertes que estaban espaciados, luego tres más. Hubo un período de silencio y luego Lev dijo que escuchó numerosos disparos, seguidos de sirenas y más disparos.

Una transmisión en vivo de Facebook publicada por un residente que vive cerca de la oficina parecía mostrar a los oficiales llevando a una persona inmóvil desde el edificio y a los oficiales ayudando a otra persona.

La casa de Tim Smith está separada del estacionamiento de la oficina por una cerca de madera en el patio trasero. Estaba en la parte trasera de su casa cuando escuchó una descarga de tres disparos, luego una descarga de tres y una descarga final de cuatro.

“Las primeras palabras que escuché después de los disparos fueron ‘No te muevas o te dispararé’”, relató Smith, de 64 años, el jueves por la mañana.

Smith dijo que escuchó eso repetido dos veces más por la voz de un hombre y cree que era un oficial de policía quien hablaba. No escuchó otras voces ni más disparos. Más tarde se asomó por encima de la cerca y vio a los agentes de SWAT marchando en línea en el patio del edificio.

“Me entristece mucho”, dijo. “Una pérdida de vidas sin sentido”.

Orange está a unas 30 millas (48 kilómetros) de Los Ángeles y es el hogar de unas 140.000 personas. Amat dijo que el tiroteo fue el peor en la ciudad desde diciembre de 1997, cuando un hombre armado con un rifle de asalto atacó un patio de mantenimiento del Departamento de Transporte de California.

Arturo Reyes Torres, de 41 años, un operador de equipo que había sido despedido seis semanas antes, mató a cuatro personas e hirió a otras, incluido un oficial de policía, antes de que la policía lo matara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *