Oficial: sospechoso de tiroteo en Colorado propenso a la ira y al engaño

BOULDER, Colorado (AP) – Los agentes del orden y ex asociados de un joven de 21 años acusado de matar a 10 personas en un supermercado de Colorado describieron al sospechoso como alguien propenso a la ira repentina que fue suspendido de la escuela secundaria por un ataque repentino contra un compañero de clase que dejó al alumno ensangrentado.

Ahmad Al Aliwi Alissa, quien es del suburbio de Arvada en Denver, fue encarcelado el martes por cargos de asesinato un día después del ataque en un supermercado King Soopers en Boulder. Debía presentarse por primera vez en la corte el jueves.

Alissa había comprado un arma de asalto el 16 de marzo, seis días antes del ataque, según una declaración jurada de arresto. Los investigadores no han establecido un motivo, dijo el fiscal de distrito del condado de Boulder, Michael Dougherty. No se supo de inmediato dónde compró el arma el sospechoso.

Entre los muertos se encontraba el oficial de policía de Boulder Eric Talley, de 51 años, quien fue el primero en llegar después de responder a una llamada sobre disparos y alguien que portaba un arma, dijo la jefa de policía Maris Herold.

Un funcionario policial informado sobre el tiroteo dijo que la familia del sospechoso dijo a los investigadores que creían que Alissa estaba sufriendo algún tipo de enfermedad mental, incluidos delirios. Los familiares describieron momentos en que Alissa les dijo que la gente lo seguía o lo perseguía, lo que, según dijeron, pudo haber contribuido a la violencia, dijo el funcionario. El funcionario no estaba autorizado a hablar en público y habló con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Después del tiroteo, los detectives fueron a la casa de Alissa y encontraron a su cuñada, quien les dijo que había estado jugando con un arma que ella pensó que parecía una “ametralladora” unos dos días antes, según una declaración jurada de arresto.

Nadie abrió la puerta el martes en la casa de Arvada que se cree que es propiedad del padre del sospechoso. La casa de dos pisos con garaje para tres autos se encuentra en un vecindario relativamente nuevo de clase media y alta.

Cuando estaba en el último año de la escuela secundaria en 2018, Alissa fue declarada culpable de agredir a un compañero de estudios en clase después de tirarlo al suelo, luego subirse encima de él y golpearlo en la cabeza varias veces, según una declaración jurada de la policía.

Alissa “se levantó en el salón de clases, se acercó a la víctima y le dio un golpe en la cabeza”, decía la declaración jurada. Alissa se quejó de que el estudiante se había burlado de él y lo había llamado “nombres raciales” semanas antes, según la declaración jurada. Un informe de la policía de Arvada sobre el incidente dijo que la víctima estaba ensangrentada y vomitando después del asalto. Alissa fue suspendida de la escuela y sentenciada a libertad condicional y servicio comunitario.

Uno de sus ex compañeros de equipo de lucha libre en la escuela secundaria, Ángel Hernández, dijo que Alissa se enfureció después de perder un combate en la práctica una vez, soltó una serie de invectivas y gritó que mataría a todos. Hernández dijo que el entrenador echó a Alissa del equipo por el arrebato.

“Era uno de esos tipos con una mecha corta”, dijo Hernández. “Una vez que se enoja, es como si algo se apoderara de él y no es él. No hay nada que lo detenga en ese momento “.

Hernández dijo que Alissa también actuaba de manera extraña a veces, dándose la vuelta de repente o mirando por encima del hombro. “Él decía: ‘¿Viste eso? ¿Viste eso? ‘”, Recordó Hernández. “No veríamos nada. Siempre pensamos que se estaba metiendo con nosotros “.

La policía de Arvada investigó pero retiró una denuncia por travesura criminal separada que involucraba al sospechoso en 2018, dijo el detective David Snelling. El hombre también fue citado por exceso de velocidad en febrero. “Nuestra comunidad obviamente está preocupada y molesta de que el sospechoso viviera aquí”, dijo Snelling.

Mucho después del anochecer del martes por la noche, unas 100 personas lloraron en un memorial improvisado cerca de la tienda de comestibles que estaba adornado con coronas, velas, pancartas que decían “#Boulderstrong” y 10 cruces con corazones azules y los nombres de las víctimas. Los perros de terapia estaban disponibles para brindar comodidad.

Cuatro niñas se acurrucaron en el frío, una de ellas llorando mientras recordaba cómo habían protestado por el tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida. Otros recordaron la masacre de 1999 en Columbine High School y la masacre de 2012 en el cine Aurora.

Homer Talley, de 74 años, describió a su hijo Eric como un padre devoto que “conocía al Señor”. Tuvo siete hijos, de entre 7 y 20 años.

Los otros muertos fueron identificados como Denny Stong, de 20 años; Neven Stanisic, 23; Rikki Olds, de 25 años; Tralona Bartkowiak, 49 años; Fuente de Suzanne, 59; Teri Leiker, 51 años; Kevin Mahoney, 61; Lynn Murray, 62; y Jodi Waters, de 65 años.

Leiker, Olds y Stong trabajaban en el supermercado, dijo su ex compañero de trabajo Jordan Sailas.

Kim Cordova, presidente del Local 7 de United Food and Commercial Workers, que representa a más de 30 empleados de tiendas, dijo que los trabajadores hicieron todo lo posible para que los clientes estuvieran seguros.

“Agarraron a todos los que pudieron y los llevaron a la trastienda oa otras áreas de la tienda para esconderse o los sacaron por el muelle trasero”, dijo Cordova. “Y estos pobres trabajadores de la tienda de comestibles acaban de pasar por un infierno en general trabajando a través de COVID durante todo el último año de la pandemia”.

El ataque del lunes fue la séptima matanza masiva de este año en Estados Unidos, luego del tiroteo del 16 de marzo que dejó ocho muertos en tres negocios de masajes en el área de Atlanta, según una base de datos compilada por AP, USA Today y Northeastern University.

Sigue a una pausa en los asesinatos en masa durante la pandemia de coronavirus en 2020, que tuvo el número más pequeño de tales ataques en ocho años, según la base de datos, que rastrea los asesinatos en masa definidos como cuatro o más muertos, sin incluir al tirador.

En Washington, el presidente Joe Biden pidió al Congreso que endureciera las leyes de armas de la nación. El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, prometió presentar dos proyectos de ley aprobados por la Cámara para exigir verificaciones de antecedentes ampliadas para los compradores de armas. Biden apoya las medidas, pero enfrentan un camino más difícil para su aprobación en un Senado estrechamente dividido con una escasa mayoría demócrata.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *