COVID-19: por qué los aviones son más seguros que otros entornos cerrados

[original_title

COVID-19: por qué los aviones son más seguros que otros entornos cerrados Una de las ilusiones más potentes cuando se piensa el escenario post coronavirus es la de volver a viajar. Para intentar satisfacer todas esas inquietudes y aportar tranquilidad a los viajeros, un grupo de especialistas de la Asociación Médica Aeroespacial de Alexandria en Virginia, Estados Unidos, acaban de publicar un documento con un análisis especialmente pensado para la industria aérea y los pasajeros. En su paper insisten en algunas condiciones que ya se han convertido en reglas como que los viajeros deben practicar estrategias de seguridad, como usar una máscara, mantener la distancia física, desinfectar las superficies y lavarse las manos a menudo y bien. “El riesgo de contraer la enfermedad del coronavirus durante un viaje aéreo es menor que en un edificio de oficinas, aula, supermercado o tren de cercanías”, sostuvieron. El virus que causa COVID-19 se emite cuando alguien habla, tose, estornuda o canta, principalmente en gotitas que pueden ser impulsadas a corta distancia y, a veces, en partículas de aerosol más pequeñas que pueden permanecer suspendidas y viajar más lejos. Otra persona puede infectarse si estas partículas llegan a su boca o nariz, directamente o a través de las manos. La transmisión por contacto con la superficie también es importante en algunos casos. Aire puro en el aireEl aire ingresa a la cabina desde las entradas aéreas y fluye hacia las salidas a nivel del piso. El aire entra y sale de la cabina en la misma fila de asientos o filas cercanas. Hay relativamente poco flujo de aire hacia adelante y hacia atrás entre las filas, por lo que es menos probable que se propaguen las partículas respiratorias entre las filas. El flujo de aire en los aviones de pasajeros actuales es mucho más rápido que en los edificios interiores normales. La mitad es aire fresco del exterior, la otra mitad se recicla a través de filtros HEPA del mismo tipo que se utilizan en los quirófanos. Cualquier riesgo restante a gestionar es el del contacto con otros pasajeros que puedan ser infecciosos. Los respaldos de los asientos proporcionan una barrera física parcial y la mayoría de las personas permanece relativamente quieta, con poco contacto cara a cara. A pesar del gran número de viajeros, la cantidad de casos sospechosos y confirmados de transmisión de COVID-19 en vuelo entre pasajeros de todo el mundo parece pequeño, de lo que se sabe oficialmente 42 en total. En comparación, un estudio de la transmisión de COVID-19 a bordo de trenes de alta velocidad en China entre los contactos de más de 2300 casos conocidos mostró una tasa general del 0,3% de contagio entre todos los pasajeros. El riesgo a bordo se puede reducir aún más con cubrimientos faciales, como en otros entornos donde no se puede mantener el distanciamiento físico. Lo que sobra no molesta Las medidas que se están tomando en los aeropuertos y a bordo son numerosas. Pruebas de temperatura y/o preguntas sobre síntomas (fiebre, pérdida del sentido del olfato, escalofríos, tos, dificultad para respirar); limpieza y desinfección mejoradas; embarque sin contacto / procesamiento de equipaje; uso de barreras físicas y saneamiento en aeropuertos, distanciamiento físico en aeropuertos y durante el embarque; uso de cubiertas faciales o máscaras; separación entre pasajeros a bordo cuando sea posible; ajuste del servicio de alimentos y bebidas para reducir el contacto; control de acceso a pasillos y baños para minimizar el contacto; limitar la exposición de los miembros de la tripulación a infecciones; facilitación del rastreo de contactos en caso de que un pasajero desarrolle una infección. Los pasos adicionales que se están estudiando son las pruebas previas al vuelo para COVID-19 y los ajustes a los requisitos de cuarentena; casos que pueden tomar los pasajeros; uso de una máscara, impedir el viaje si no se siente bien y limitar el equipaje de mano; manténgase alejado de los demás siempre que sea posible. Se recomienda que hay una boquilla de aire por encima de la cabeza, ajústela para que apunte directamente a su cabeza y manténgala completamente encendida. Si es posible, se pide que los pasajeros permanezcan sentados y sigan las instrucciones de la tripulación. Lávese o desinfecte las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara son dos principios básicos que insisten las tripulaciones todo el tiempo Todos por uno Los viajes pueden ampliar nuestros horizontes, enriquecer nuestras vidas y, especialmente durante las vacaciones, reunirnos con seres queridos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), viajar también aumenta nuestra probabilidad de contraer y propagar COVID-19. “Si bien algunas personas se sienten listas para volar por los cielos, los rieles y las carreteras esta temporada, el riesgo puede ser demasiado alto para otros, incluidas las personas mayores, los fumadores y aquellos con ciertas afecciones preexistentes -dice Ravina Kullar, PharmD, especialista en enfermedades infecciosas y portavoz de la Infectious Diseases Society of America-. Quienes no están en alto riesgo deben considerar la posible amenaza que representan para las personas que visitan”. Según las recomendaciones del estudio, general, todos los viajeros deben practicar estrategias básicas de seguridad, como usar una máscara, mantener la distancia física, desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia y lavarse las manos a menudo y bien. Eso significa lavarlos con agua y jabón durante un mínimo de 20 segundos o usar un desinfectante para manos con al menos un 60 por ciento de alcohol. Los aviones pueden parecer el entorno perfecto para la propagación de gérmenes. Pero debido a que la mayoría está equipada con potentes sistemas de filtración de aire HEPA y el aire de la cabina se reemplaza por aire fresco cada pocos minutos, los expertos dicen que probablemente sean más seguros que muchos otros entornos cerrados. Aun así, antes de reservar un billete, los profesionales a cargo de la investigación recomiendan averiguar sobre qué está haciendo la aerolínea para reducir el riesgo de los pasajeros y fomente las medidas de seguridad, como el uso de máscaras y el distanciamiento físico. Delta, por ejemplo, dice que bloqueará los asientos del medio hasta al menos el 6 de enero; Southwest hará lo mismo hasta al menos el 31 de octubre. También se puede consultar sobre si el avión en el que viajará tiene filtros HEPA, si las superficies se limpian entre vuelos y si el avión se limpia a fondo durante la noche. También hacen recomendaciones específicas para los pasajeros. Por ejemplo, en el documento se lee “para el vuelo, lleve artículos de limpieza como toallitas desinfectantes o soluciones de limpieza con al menos un 60 por ciento de alcohol, desinfectante para manos y varias máscaras”. “Un protector facial usado además de una máscara puede ayudar a proteger sus ojos de una posible infección y evitar que se toque la cara”, dice Maria L. Alcaide, MD, directora de investigación de enfermedades infecciosas en la Universidad de Miami. En el aeropuerto, se aconseja “ponerse una máscara y practicar el distanciamiento físico -dice Aaron Glatt, MD, presidente de medicina del Hospital Mount Sinai South Nassau en Oceanside, Nueva York-. Justo antes de abordar, use el baño del aeropuerto, que puede ser más seguro que el del avión”. Puede ser buena idea esperar para estar entre los últimos en abordar para reducir la cantidad de viajeros que pasan de camino a sus asientos. Para limitar el contacto con los pasajeros, los transportistas como United, Delta y JetBlue abordan por filas, comenzando por la parte trasera de los aviones. Algunos expertos piensan que un asiento junto a la ventana puede reducir el riesgo debido a su distancia de los pasajeros y miembros de la tripulación que caminan por el pasillo. Antes de instalarse, los titulares del estudio aconsejan limpiar todo lo que pueda tocar: reposabrazos, bandeja, persiana y boquilla de aire, luego desinfectar las manos. Si bien es más seguro mantener la máscara puesta durante todo el vuelo, Alcaide y Glatt dicen que quitársela brevemente para tomar un refrigerio presenta un riesgo bajo. “Trate de evitar las áreas comunes, como las cercanas a baños y cocinas”, dice Alcaide. Apuntar el aire purificado de la rejilla de ventilación a la cara también podría ayudar a mantener a raya los virus. Si tiene se debe ir al baño, se recomienda conservar la máscara, desinfectar las superficies y las perillas antes de tocarlas y desinfectar las manos después de salir. La entrada COVID-19: por qué los aviones son más seguros que otros entornos cerrados se publicó primero en VisionRDN.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *