Las vacunas contra el coronavirus protegen aún más a las personas que ya tuvieron COVID-19

Las vacunas contra el coronavirus protegen aún más a las personas que ya tuvieron COVID-19

Las casi 235 millones de personas que ya se contagiaron de COVID-19 en todo el mundo se preguntan o preguntaron si era necesario vacunarse contra la enfermedad que produce el nuevo coronavirus SARS-COV-2, el causante de la pandemia que ya lleva más de un año y medio en el planeta y ha causado más de 4,8 millones de muertes.

La respuesta es sí. Desde la Organización Mundial de la Salud, hasta los ministerios de Salud de todo el mundo y los más prestigiosos infectólogos afirman que es necesario vacunarse pese a haber contraído la enfermedad. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) recomiendan que las personas se vacunen independientemente de si ya han tenido COVID-19.

Eso es, en parte, porque aún no está claro cuánto tiempo dura la inmunidad después de una infección. Los estudios han demostrado que los anticuerpos permanecen en la sangre durante al menos ocho meses después de enfermarse, pero algunos pacientes recuperados se han vuelto a infectar.

Según los expertos que trabajan allí, las vacunas le dan al sistema inmunológico de las personas que fueron infectadas previamente un refuerzo adicional de protección para combatir el coronavirus, incluso contra nuevas variantes más transmisibles, según muestran las últimas investigaciones. Y debido a que la variante Delta, identificada por primera vez en India, puede extenderse entre las personas vacunadas, esa capa adicional de protección para los pacientes recuperados probablemente sea muy útil.

“Si ha estado expuesto a COVID antes, no crea que es inmune a las variantes. Aplíquese las vacunas”, aclaró Benjamin Ollivere, cirujano de trauma que estudia COVID-19 en la Universidad de Nottingham en Inglaterra. Ahora, la evidencia de que incluso las personas recuperadas se benefician de las inyecciones está aumentando.

Según el doctor Christian Drosten, responsable de virología del Hospital Charité de Berlín, y uno de los expertos más escuchados por la Canciller Angela Merkel, la combinación de vacunas e infección es la mejor manera para “lograr una inmunidad resistente a largo plazo”. “La inmunidad después de un infección es más robusta a largo plazo porque sus propias células T producen anticuerpos localmente. Entonces sé que tengo inmunidad resistente a largo plazo y solo veré este virus cada pocos años, al igual que veo los otros coronavirus de vez en cuando”, agregó haciendo un fuerte llamado a las personas a vacunarse contra COVID-19.

Las personas previamente infectadas con el coronavirus pueden obtener un aumento significativo de la inmunidad contra el virus y sus variantes si luego de cursar la enfermedad se vacunaran con el esquema completo.

Así lo sugiere cada vez más evidencia científica que postula que la vacunación más la inmunidad natural conduce a una protección particularmente sólida, incluso contra variantes del virus. La llamada inmunidad híbrida, es decir, la inmunidad natural de una infección combinada con la inmunidad proporcionada por la vacuna, parece resultar en una protección más fuerte que la simple infección o la vacunación por separado.

En un estudio, difundido por los CDC, se demostró que entre aquellos que habían sido previamente infectados, la vacunación redujo el riesgo de reinfección en más del doble, en comparación con la infección natural sola. La ventaja inmunológica de la inmunidad híbrida, según Crotty, proviene en parte de las llamadas células B de memoria: células inmunes que producen los anticuerpos que luchan contra el virus.

Las células B de memoria son básicamente fábricas de anticuerpos con las luces apagadas. Si el virus pasa su primera línea de defensa, que son los anticuerpos circulantes, las células B de memoria pueden activarse y producir más anticuerpos”, explicó el infectólogo estadounidense Shane Crotty.

Estas células están entrenadas para producir anticuerpos contra amenazas específicas, como el coronavirus, después de que se exponen por primera vez a la amenaza. Pero las células B de memoria no solo producen anticuerpos que han funcionado en infecciones anteriores; estas células también están jugando constantemente con la fórmula, produciendo anticuerpos que podrían apuntar a variantes de virus que pueden no existir todavía.

La infección natural activan la capacidad de generación de anticuerpos de las células B de memoria y las vacunas refuerzan esa protección (EFE/Gustavo Amador/Archivo)
Tanto la inmunidad inducida por la vacuna como la infección natural activan la capacidad de generación de anticuerpos de las células B de memoria. Pero la investigación ha encontrado que los niveles de células B de memoria son, en promedio, más altos en personas con inmunidad híbrida en comparación con la infección natural o la vacunación sola. Eso podría contribuir a una mayor variedad de anticuerpos observados en personas con inmunidad híbrida.

Una dosis puede funcionar, pero dos son mejores

Una dosis de vacuna podría ser suficiente para proteger a las personas que ya han tenido COVID-19, sugieren estudios de laboratorio. Una inyección para quienes se recuperaron de una infección previa aumenta los anticuerpos que atacan el virus a niveles similares a los de las personas vacunadas que recibieron dos dosis de una vacuna de ARNm, informaron los investigadores el 6 de agosto en JAMA.

Los anticuerpos no son la única parte de la respuesta inmune que se beneficia de la vacuna, aunque las proteínas inmunes son cruciales para prevenir la infección. Una sola inyección fue suficiente para que los pacientes recuperados alcanzaran niveles altos de un subconjunto de células inmunes llamadas células T , informaron los investigadores el 3 de agosto en Cell Reports. Las células T ayudan a coordinar y aumentar la respuesta inmunitaria cuando una persona vuelve a estar expuesta al virus.

Un estudio dirigido por los CDC de personas previamente infectadas probó que los residentes de Kentucky que se habían recuperado de una infección por coronavirus pero no fueron vacunados tenían aproximadamente el doble de probabilidades de volver a infectarse que sus homólogos vacunados, estudiaron los investigadores.

Las personas que solo fueron vacunadas parcialmente, lo que significa que habían recibido solo una de las dos dosis de la vacuna de ARNm o habían terminado un régimen de vacuna menos de dos semanas antes de infectarse, tenían aproximadamente 1,5 veces más probabilidades de volver a infectarse que las personas completamente vacunadas. Entonces, incluso una inyección ofrece protección, pero dos dosis podrían ser un poco mejores. (Una advertencia es que pocas personas en el estudio fueron vacunadas parcialmente, lo que dificulta estimar el riesgo de infección). Los estudios más grandes ayudarán a determinar si las personas previamente infectadas necesitan más de una dosis para protegerse, dicen los investigadores.

Los anticuerpos de la inmunidad híbrida también pueden reconocer el virus SARS original de 2003, según un estudio publicado en junio en la revista Science. En otro estudio, se probó que una dosis de vacuna de ARNm fue suficiente para aumentar los anticuerpos que detienen la infección a niveles hasta 1.000 veces más altos que antes de la vacunación, informaron los investigadores en la revista Science del 25 de junioEso fue cierto no solo para una versión temprana del virus de China, sino también para la variante beta, que surgió por primera vez en Sudáfrica, y el virus estrechamente relacionado que causó el brote de SARS de 2003-2004.

Aumentar la cantidad de tiempo entre dos dosis de vacuna también puede ayudar a los anticuerpos a aprender a reconocer diferentes variantes de coronavirus, informaron Ollivere y sus colegas el mes último en Science Translational Medicine. Los trabajadores de la salud previamente infectados y completamente vacunados en el Reino Unido, donde los funcionarios permiten que las inyecciones se administren con hasta 12 semanas de diferencia en lugar de las tres o cuatro estándar, tenían anticuerpos que podrían atacar variantes, incluida la beta.

No está claro si los hallazgos serían los mismos para la variante Delta, pero Ollivere espera que los anticuerpos de personas previamente infectadas y vacunadas también combatan esa varianteEso debería ser cierto siempre que no haya cambios estructurales importantes en la proteína de pico, lo que ayudaría al virus a esconderse mejor de los anticuerpos, señala. “Y sabemos que Delta no tiene cambios estructurales”.

Aumentar la cantidad de tiempo entre dos dosis de vacuna también puede ayudar a los anticuerpos a aprender a reconocer diferentes variantes de coronavirus (REUTERS/Dado Ruvic/Illustration)

Aumentar la cantidad de tiempo entre dos dosis de vacuna también puede ayudar a los anticuerpos a aprender a reconocer diferentes variantes de coronavirus (REUTERS/Dado Ruvic/Illustration)

Cuantas más personas se infecten de coronavirus, más mutaciones habrá circulando, por lo que a algunos expertos les preocupa que haya más variantes que Delta en el horizonte. Pero a no desesperar. El sistema inmunológico es apto para seguir adelante, refinando continuamente su arsenal de anticuerpos para reconocer mejor incluso las formas mutadas del virus.

Un experimento reciente ofrece aún más evidencia de la capacidad de los anticuerpos inducidos por vacunas para reconocer variantes emergentes. Los anticuerpos de los pacientes con COVID-19 recuperados que habían sido vacunados detuvieron una versión del coronavirus con 20 cambios en su proteína de picoLa proteína de pico actúa como una clave para desbloquear e infectar las células, pero incluso con todos los cambios, los anticuerpos aún impiden que el virus infecte las células , informaron los investigadores el 8 de agosto en bioRxiv.org.

Esos 20 cambios en la proteína de pico fueron suficientes para hacer que el virus sea resistente a los anticuerpos de las personas vacunadas que nunca estuvieron expuestas al virus, así como a los anticuerpos de las personas previamente infectadas que nunca recibieron sus inyecciones. Pero las personas que estaban previamente infectadas y vacunadas todavía tenían otros anticuerpos que reconocían el virus y evitaban que infectara las células, una señal de que su sistema inmunológico se había adaptado para reconocer mejor a su objetivo.

Las variantes actuales de interés como Beta y Delta tienen alrededor de 10 mutaciones de pico. Si el virus acumuló más mutaciones, las inyecciones de refuerzo deberían proteger a las personas, sugiere el hallazgo. Las futuras vacunas podrían incluir versiones ligeramente variadas del virus, para ayudar al cuerpo a crear una fuerte respuesta inmune.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *