Por qué hay que mirar a Dinamarca para ver el futuro del COVID-19

Por qué hay que mirar a Dinamarca para ver el futuro del COVID-19

Los países altamente vacunados creían haber superado lo peor, pero en el país escandinavo el mes más duro de la pandemia acaba de empezar.

COPENHAGUE, Dinamarca- En un país que rastrea la propagación de variantes de coronavirus tan estrechamente como cualquiera del mundo, las señales nunca han sido más preocupantes. Los positivos de Ómicron se duplican casi cada dos días. El país está estableciendo un récord de casos diarios tras otro. El laboratorio que analiza las pruebas positivas ha añadido recientemente un turno nocturno para poder seguir el ritmo.

Y los científicos dicen que la oleada no ha hecho más que empezar.

A medida que el Ómicron impulsa una nueva fase de la pandemia, muchos miran a Dinamarca -y en particular al instituto gubernamental dedicado a las pruebas, la vigilancia y la elaboración de modelos- en busca de advertencias sobre lo que cabe esperar.

La respuesta que está surgiendo -incluso en este país del norte de Europa, altamente vacunado y rico- es extrema. A pesar de todas las defensas construidas durante el último año, el virus está a punto de salirse de control, y los científicos de este país esperan un patrón similar en gran parte del mundo.

“El próximo mes será el periodo más duro de la pandemia”, afirma Tyra Grove Krause, epidemióloga jefe del Instituto Estatal del Suero de Dinamarca, un campus de edificios de ladrillo junto a un canal.

Tyra Grove Krause, epidemióloga jefe del Instituto Estatal del Suero, dice que el próximo mes "será el periodo más duro de la pandemia". (Chico Harlan/The Washington Post)Tyra Grove Krause, epidemióloga jefe del Instituto Estatal del Suero, dice que el próximo mes «será el periodo más duro de la pandemia». (Chico Harlan/The Washington Post)

Desde la aparición de Ómicron en noviembre, la mayor esperanza ha sido que la variante pudiera causar una enfermedad menos grave que la versión delta con la que compite, lo que podría hacer que esta oleada fuera más manejable y ayudar a la transición de covid-19 a una enfermedad endémica. Pero las proyecciones de Dinamarca muestran que la ola está inundando el país de forma tan completa, que incluso una cepa menos grave supondrá un golpe sin precedentes.

Los científicos advierten que el conocimiento del Ómicron sigue siendo impreciso. Los modeladores del virus de Dinamarca tienen muchos escenarios, no sólo uno. Pero incluso en un escenario intermedio, los hospitales daneses pronto se enfrentarán a un flujo diario de pacientes varias veces superior al que han visto anteriormente.

“Esto desbordará a los hospitales”, dijo Grove Krause. “No tengo ninguna duda al respecto”.

En su edificio de oficinas, donde trabaja con un equipo de modelado de seis personas, trató de explicar por qué el Ómicron supuso tal revés en la lucha contra la pandemia. Comparó el virus con una inundación, y describió cómo las vacunas, en sus variantes anteriores, habían actuado como dos barreras que salvaguardaban el sistema sanitario. Una barrera era la capacidad de las vacunas de reducir la probabilidad de infección, manteniendo baja la propagación. La otra barrera se derivaba de la disminución de la probabilidad de enfermedad grave y muerte. Ambas barreras tenían algunos agujeros, pero juntas aseguraban que las aguas de la inundación nunca subieran demasiado.

Pero ahora, dijo, la primera barrera ha desaparecido en gran medida. Los datos de Dinamarca demuestran que las personas con dos dosis son tan vulnerables a la infección por Ómicron como los no vacunadosLos que se han reforzado tienen una mejor protección -un signo de esperanza-, pero mientras tanto unos tres de cada cuatro daneses aún no han recibido una tercera dosis, lo que hace que la mayoría del país sea vulnerable.

Esta dinámica, unida a una variante mucho más transmisible que la del invierno pasado, significa que cualquier persona danesa tiene ahora muchas más probabilidades de entrar en contacto con el virus, incluidas las personas mayores y frágiles, ya que la demografía de Dinamarca se inclina hacia la tercera edad, como en gran parte de Occidente. El agua fluye ahora por los agujeros de la segunda pared.

En su ordenador de doble panel, Grove Krause sacó las últimas proyecciones del instituto, que los científicos seguían ajustando antes de hacerlas públicas el sábado. El abanico de posibilidades es amplio, pero el mejor escenario -que es poco probable, dijo- muestra que las hospitalizaciones diarias son iguales al pico del año pasado. En la mayoría de los demás escenarios, las cifras se disparan hasta la estratosfera.

Los hospitales de Dinamarca nunca han tenido más de 1.000 pacientes de covid-19 en un momento dado, un pico del invierno pasado. Pero a principios de enero, en un escenario moderado, los hospitales podrían ver llegar a 500 nuevos pacientes de covid cada día. Si la transmisibilidad de Ómicron se sitúa en el extremo superior, y resulta ser tan grave como la delta, con gran capacidad para evadir las vacunas, los ingresos diarios podrían alcanzar los 800.

Y luego está la cuestión de las infecciones. Antes de esta oleada, Dinamarca nunca había visto más de 5.000 casos en un día. El viernes, registró más de 11.000 nuevos casos. En una semana, en un escenario moderado, el número de casos podría alcanzar los 27.000. ¿Y en enero? Las estimaciones del instituto suben aún más, en el eje Y.

Ante este aumento, Dinamarca recortó este mes el horario de apertura de bares y restaurantes, instó a la gente a trabajar desde casa y cerró las escuelas siete días antes de lo previsto por las vacaciones de Navidad. Grove Krause advirtió que las proyecciones no tenían en cuenta otras medidas del gobierno anunciadas el viernes, que incluían el cierre de cines y teatros. Pero incluso un cierre total, dijo, “no evitará que esto se salga de control”.

Con el aumento de los casos de coronavirus, Dinamarca cerró restaurantes y bares. Pero los grupos siguen reuniéndose, en el interior y al aire libre, en muchos de los barrios de Copenhague bordeados por canales. (Chico Harlan/The Washington Post)Con el aumento de los casos de coronavirus, Dinamarca cerró restaurantes y bares. Pero los grupos siguen reuniéndose, en el interior y al aire libre, en muchos de los barrios de Copenhague bordeados por canales. (Chico Harlan/The Washington Post)

– – –

Las proyecciones de Dinamarca se toman en serio en todo el mundo, porque se basan en un sistema global de vigilancia de los coronavirus diseñado específicamente para momentos como éste, cuando la naturaleza del virus cambia rápidamente.

El sistema comienza con las pruebas: Dinamarca realiza más pruebas que casi cualquier otro país del mundo, a un ritmo per cápita siete veces superior al de Estados Unidos. Las pruebas, que son gratuitas tanto para los ciudadanos como para los viajeros, llegan entonces al Instituto Estatal del Suero, así como a un centro hermano en la otra punta del país. Los técnicos de laboratorio identifican los positivos en 24 horas. Y al día siguiente ya saben qué variante es la responsable de cada caso.

Una parte de los positivos se secuencian genéticamente en su totalidad, lo que aporta una capa adicional de información, permitiendo a los investigadores no sólo ver las mutaciones, sino también comprender quién infectó a quién.

“Estamos viendo las cosas prácticamente en tiempo real”, afirma Arieh Cohen, jefe de desarrollo del laboratorio que procesa los resultados de las pruebas y realiza el análisis inicial de las variantes.

Lo que los datos han mostrado, hasta ahora, es que la tasa de hospitalización es ligeramente inferior en el caso de Ómicron que en el de delta, aunque como las hospitalizaciones van por detrás de las infecciones, y como las infecciones de Ómicron son recientes, los científicos dicen que los resultados serán más significativos en un par de semanas.

Los científicos también han identificado la forma en que Ómicron se propagó por todo el país, primero a través de los viajeros procedentes de África, y luego a través de varios eventos de superdifusión. Un artículo recién publicado por el instituto y otros investigadores describe una fiesta de Navidad a la que asistieron unas 150 personas. La mayoría estaban vacunadas. Y sin embargo, 71 dieron positivo de Ómicron.

Los primeros casos de Ómicron en Dinamarca se han concentrado de forma desproporcionada en personas de 20 años, un grupo de edad que normalmente presenta síntomas leves y cuyas infecciones podrían pasar desapercibidas en los países que realizan menos pruebas. Algunos científicos del instituto creen que la oleada de Dinamarca va una o dos semanas por delante de otros países occidentales. Pero otros afirman que muchos países podrían estar experimentando ya el mismo patrón, con los jóvenes -que son los más propensos a viajar y socializar- iniciando la propagación en la comunidad.

“Existe la posibilidad de que Dinamarca esté captando la propagación que otros países no tienen”, afirma Marc Stegger, cuyo equipo analiza los datos genómicos.

A este laboratorio llegan nuevos hisopos 21 veces al día, desde la mañana hasta las 2 de la madrugada. A las 48 horas de cada prueba, Dinamarca sabe si un positivo es atribuible al omicron. (Chico Harlan/The Washington Post)A este laboratorio llegan nuevos hisopos 21 veces al día, desde la mañana hasta las 2 de la madrugada. A las 48 horas de cada prueba, Dinamarca sabe si un positivo es atribuible al omicron. (Chico Harlan/The Washington Post)

Los científicos de este país dicen que la investigación granular sólo tiene sentido si el conocimiento proporciona una forma de salvaguardar el país, y así ha sido en el pasado. Hace un año, cuando la variante alfa se estaba afianzando, Dinamarca actuó con rapidez y reforzó su bloqueo, lo que frenó considerablemente la oleada.

Esta vez, el gobierno no ha implementado un bloqueo completo. Pero ha tratado de responder a la ciencia emergente. Aun así, la propagación ha continuado a buen ritmo. En los primeros casos de Ómicron, Dinamarca intentó poner en cuarentena no sólo a los contactos cercanos, sino a los contactos de los contactos; la estrategia se abandonó después de nueve días, porque se hizo insostenible.

En el Instituto Estatal del Suero, muchos científicos hablan con cansancio de los días anteriores a la Ómicron, como si reflexionaran sobre otra época, cuando la pandemia era manejable y comprensible. Sólo en las últimas semanas, el laboratorio de análisis ha contratado a 100 personas nuevas. Ha comprado 20 nuevas máquinas de PCR. Ha empezado a echar mano de su reserva de piezas de plástico de laboratorio y a luchar contra otros países para conseguir suministros. La fiesta de Navidad del instituto, prevista para la semana pasada, fue cancelada.

Los científicos dicen que sienten inquietud -y también un poco de asombro- por lo que están viendo: un virus increíblemente en forma, ganando una guerra territorial contra el delta. Hasta el lunes -el día más reciente con datos completos y publicados- Ómicron representaba el 26,8% de los casos. Una semana antes, la cuota de Ómicron era del 4,9%.

“Se está moviendo muy rápido”, dijo Cohen, mientras llegaban más hisopos al laboratorio situado debajo de su oficina del segundo piso. Dijo que su principal preocupación era mantener las cosas en funcionamiento. Se definió a sí mismo como un “hombre de laboratorio” y dijo que pensar en el panorama general era cosa de los epidemiólogos. Pero se aventuró: “No puedo evitar tener una opinión fatalista: que todos vamos a tener esto”.

– – –

Por el momento, todas las consecuencias de la Ómicron siguen en el horizonte: a semanas de distancia, en una pantalla de ordenador o en parte de las advertencias del gobierno. En Gran Bretaña, el único país que puede igualar la vigilancia de la variante en Dinamarca, el Primer Ministro Boris Johnson ha hablado de un “maremoto” de casos entrantes. La variante ya es dominante en Londres, y el centro europeo de control de enfermedades dice que es probable que se convierta en dominante en todo el continente en enero o febrero. También Estados Unidos se prepara para una gran oleada y para inundar los hospitales a partir del próximo mes.

Pero los modelos sólo proyectan unas semanas en el futuro, y lo que hay más allá – después de que la ola ómicron cresca y se disipe – se deja a la imaginación científica.

En el Instituto Estatal del Suero, el hombre de la imaginación es Anders Fomsgaard, uno de los virólogos más conocidos de Dinamarca. Es un entusiasta del saxofón con el pelo rizado. Sus colegas le llaman el hombre de las ideas. Y trabaja en un edificio amarillo y escueto en el que los investigadores cultivan Ómicron.

Saludó a un visitante en la entrada, bajo luces de neón con forma de fragmentos geométricos, que, según explicó, representan el VIH.

“Otra epidemia”, dijo. “Todavía sigue, por cierto”.

Anders Fomsgaard, one of Denmark's most well-known virologists, says the world is “five steps behind” the coronavirus. (Chico Harlan/The Washington Post)Anders Fomsgaard, one of Denmark’s most well-known virologists, says the world is “five steps behind” the coronavirus. (Chico Harlan/The Washington Post)

Tal vez, dijo, los orígenes de Ómicron estén relacionados con el VIH, ya que el virus podría proceder de una persona inmunodeprimida, cuyo cuerpo no pudo eliminar el virus y, en cambio, lo dejó crecer y cambiar. Incluso en los hospitales daneses, dijo, hay personas que han tenido el coronavirus durante siete u ocho meses. En Dinamarca, los cambios se controlan; en la mayoría de los lugares, no.

“Esta podría ser una de las formas de crear este virus resistente”, dijo.

Su objetivo, dijo, es ayudar a la humanidad a adelantarse por fin al covid. Y para ello, está dirigiendo todo tipo de experimentos. Entre ellos está la investigación de una vacuna dirigida a las células T. Dicha vacuna no protegería contra la infección, pero su objetivo sería detener la enfermedad. La ventaja sería que se dirige a partes del coronavirus que no parecen mutar.

“Estamos todo el tiempo respondiendo”, dijo. “Estamos atrasados. Vamos cinco pasos por detrás”.

Cree que el próximo mes será brutal, pero ¿después? Es difícil de decir. Las personas infectadas, y habrá muchas, podrían salir con una protección más profunda, convirtiendo al coronavirus en algo menos amenazante. Pero también dijo que el virus es imposible de erradicar por completo. Tal vez pueda saltar a los roedores. Luego, tal vez, vuelva a los humanos, reformado. Describió el coronavirus como un “mutador maestro”, y claramente, con la vacunación, los humanos están arrinconando al virus, donde puede debilitarse o cambiar.

“Podría salir del otro lado aún más débil”, dijo Fomsgaard. “Pero eso es un negocio arriesgado. Podría dar con otra mutación que le diera el premio gordo”.

(c) 2021, The Washington Post – Chico Harlan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *