Laetrilo o amigdalina: usos, propiedades y riesgos

Laetrilo o amigdalina: usos, propiedades y riesgos

En la cultura popular, el laetrilo o amigdalina se conoce como «vitamina B17». No obstante, en realidad no es una vitamina del complejo B. ¿Para qué se usa?

El laetrilo también se conoce como «amigdalina» o «vitamina B17». Sin embargo, algunos expertos no están de acuerdo con este último término, dado que se trata de un medicamento que contiene amigdalina purificada, que se extrae de las semillas de varias plantas que pertenecen a la subfamilia Amygdaloideae. 

En concreto, y como lo recopila una publicación en la National Library of Medicine, se obtiene de nueces crudas, semillas, vegetales y huesos de frutas, como las ciruelas, los albaricoques y las manzanas. Si bien se le atribuyen propiedades medicinales, su uso es controversial, debido a la falta de evidencias sólidas. ¿Qué debes saber al respecto?

Laetrilo o amigdalina: lo que debes saber

Laetrilo o amigdalina es el nombre de un fármaco creado por el Dr. Ernst T. Krebs Jr. en la década de 1950. Una revisión en la revista médica CA: A Cancer Journal for Clinicians comenta que Krebs lanzó la hipótesis de que esta sustancia podía «matar las células cancerosas». 

Y aunque alcanzó popularidad durante los años 70, fue prohibido en muchos estados de los Estados Unidos, ya que los estudios pusieron en duda su seguridad y eficacia. Incluso, se informó que provoca un alto riesgo de intoxicación por cianuro, lo que conlleva consecuencias graves.

De forma natural, la amigdalina purificada está presente en los siguientes alimentos:

  • Semillas: mijo, linaza y trigo sarraceno.
  • Nueces crudas: almendras amargas, almendras crudas y nueces de macadamia.
  • Vegetales: zanahorias, apio, brotes de soja, frijoles, entre otros.
  • Huesos: de albaricoques, cerezas, peras y ciruelas.

Ahora bien, pese a que no está aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), está disponible en forma de pastillas o para recibirlo vía intravenosa o intramuscular. Muchos sitios en la web publican historias de éxito con este tratamiento, pero lo cierto es que no está avalado por la ciencia. En todos los casos, el riesgo de efectos secundarios es alto.

Laetrilo endovenoso.
La disponibilidad para la aplicación intravenosa del laetrilo es llamativa, pues no se trata de un fármaco aprobado.

Principales usos del laetrilo o amigdalina

El uso más conocido del laetrilo tiene que ver con su supuesto potencial anticancerígeno. Según sus defensores, su empleo contribuye a la activación de un mecanismo conocido como apoptosis, que es el que permite inhibir el crecimiento de las células cancerígenas.

En el organismo, la amigdalina se descompone en tres sustancias: cianuro de hidrógeno, benzaldehído y prunasina. De acuerdo con una publicación en Cochrane Database of Systematic Reviews, el cianuro de hidrógeno sería el principal compuesto antitumoral del laetrilo.

En particular, se han sugerido tres posibles mecanismos de acción frente a esta enfermedad:

  • En primer lugar, se pensaba que las células cancerosas contenían enzimas que podían transformar la amigdalina en cianuro. De este modo, detendría el crecimiento del cáncer. No obstante, las evidencias derribaron esta hipótesis.
  • También se sugirió que una deficiencia de vitamina B17 (amigdalina) estaba asociada con la aparición del cáncer. Esto también fue desmentido, dado que la amigdalina no es una vitamina y tampoco está presente de forma natural en el organismo.
  • La última hipótesis formuló que el cianuro de hidrógeno podría hacer que las células cancerosas se tornaran más ácidas, lo que acabaría en su muerte. Respecto a esto, los estudios encontraron que la sustancia destruye tanto células sanas como las malignas.

Hasta la fecha, las investigaciones siguen siendo limitadas, ya que se han hecho solo en laboratorio y en animales. Además, los resultados son mixtos y controversiales. Por ahora, no se debe considerar como una opción de tratamiento para combatir el cáncer.

Otros posibles beneficios

Gran parte de los estudios sobre el laetrilo hablan de sus posibles efectos antitumorales. Aún así, otras investigaciones han determinado que también podría tener otros beneficios para la salud. De cualquier modo, no hay que tomarla a la ligera, ya que las evidencias que los respaldan son bastante débiles.

Disminución de la presión arterial

A través de Journal of Al-Ma’moon College se informó que la amigdalina fue útil para disminuir la presión arterial sistólica hasta en un 28,5 %. De igual forma, redujo hasta un 25 % la presión arterial diastólica. De este modo, el laetrilo actuaría de forma positiva sobre la salud cardiovascular.

Alivio del dolor

En Biological and Pharmaceutical Bulletin indican que la amigdalina ejerce un efecto antiinflamatorio y analgésico. Así, ha logrado disminuir el dolor de condiciones como la artritis. Los estudios se han hecho en animales y son necesarias pruebas en humanos.

Inmunomodulador

Se cree que el laetrilo tiene la capacidad de estimular las funciones del sistema inmunitario. En una investigación divulgada en The Journal of Microbiology, Biotechnology and Food Sciences, esta sustancia mejoró la capacidad de las células inmunes para adherirse a las células del cáncer de próstata.

Estudios recientes sobre el laetrilo

Acerca de los efectos del laetrilo contra el cáncer se han hecho varios estudios en los últimos años. Uno de ellos, divulgado en International Journal of Nanomedicine en 2020, determinó que una combinación de amigdalina con una enzima llamada beta-glucosidasa (ß-glu) ayudó a eliminar las células cancerosas de la próstata.

El mismo año, en Current Molecular Pharmacology se informó que la amigdalina puede eliminar ciertas líneas celulares de cáncer de mama y, a su vez, prevenir su propagación por todo el cuerpo.

El estudio más reciente fue compartido en marzo de 2021 en Journal of Biomolecular Structure & Dynamics, y en él se dice que la amigdalina induce la apoptosis y tiene potencial como fármaco multifuncional en la terapéutica del cáncer. Aún así, los resultados no se consideran concluyentes.

Células cancerígenas.
La posibilidad de destruir las células cancerígenas está latente con este fármaco, pero la evidencia todavía no es sólida.

Las evidencias hablan sobre los potenciales efectos secundarios que puede provocar el laetrilo. En concreto, estos se atribuyen a un envenenamiento por cianuro de hidrógeno. Por ello, las manifestaciones clínicas abarcan lo siguiente:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareo.
  • Piel azulada por falta de oxígeno.
  • Daño hepático.
  • Presión arterial anormalmente baja.
  • Párpado superior caído (ptosis).

Dichos síntomas tienden a empeorar si el consumo de amigdalina es vía oral o si se toma de manera simultánea con vitamina C. También pueden complicarse por la ingesta de frutas, vegetales u otros productos alimentarios que contienen la sustancia de forma natural.

¿Qué hay que recordar sobre la amigdalina?

El laetrilo, la amigdalina o la vitamina B17 se ha postulado como un remedio alternativo contra el cáncer. No obstante, no hay evidencias sólidas que comprueben sus efectos en la salud humana.

Por ello, no está aprobado por la FDA o algún ente regulador oficial. Al contrario, se advierte que su consumo acarrea riesgos graves para la salud. Se recomienda evitarlo

La entrada Laetrilo o amigdalina: usos, propiedades y riesgos se publicó primero en Red De Noticias .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *