ALERTA: Tipos de crisis epilépticas

ALERTA: Tipos de crisis epilépticas

Hay diferentes tipos de crisis epilépticas. Además de lo variable que puede ser según cada persona, la epilepsia como enfermedad posee diferentes expresiones. En este artículo te contamos cuáles son los tipos de crisis epilépticas que conoce la medicina.

  • ¿Qué es la hipoclorhidria?
  • Hiperhidrosis: causas y síntomas
  • Tratamiento de lesión de tejido blando subaguda

Los tipos de crisis epilépticas que existen y que ha descrito la medicina hasta ahora son variados. Son más de cinco presentaciones las que se conocen, y cada una con sus particularidades.

La epilepsia es un trastorno neuronal donde se producen descargas eléctricas desde dentro del sistema nervioso a todo el cuerpo. Las descargas son bruscas y suceden de golpe, interrumpiendo otras funciones de las neuronas.

Como veremos más adelante, no es lo mismo una crisis epiléptica que la epilepsia como patología declarada. Una persona puede presentar en algún momento de su vida una crisis sin padecer epilepsia.

Las crisis epilépticas suelen durar un tiempo breve para después finalizar y que la persona se restaure a la normalidad. Esa restauración es completa y no debe dejar secuelas; en caso contrario, se sospechan otras enfermedades de base.

Se calcula que, independientemente de los tipos de crisis epilépticas padecidas, el 1 % de la población lo ha sufrido alguna vez. De los diagnosticados como epilépticos y tratados, hay una quinta parte de enfermos que no logran controlar las convulsiones a pesar de la medicación.

Los tipos de crisis epilépticas se dividen en dos grandes grupos:

  • Crisis generalizadas: se originan porque la descarga eléctrica neuronal sucede al mismo tiempo desde una gran parte del cerebro, inclusive afectando a todo el órgano cerebral.
  • Crisis parciales: también denominadas crisis focales porque se localizan o focalizan desde un grupo particular y limitado de neuronas.

Tipos de crisis generalizadas de epilepsia

El primer gran grupo de crisis epilépticas son las generalizadas. Son tipos de crisis que comparten la descarga simultánea de neuronas cerebrales en forma masiva. Entre ellas tenemos:

  • Tónico-clónica: es quizás la crisis epiléptica más conocida. El cuerpo de quien la padece se pone rígido primero y luego se sacude rítmicamente en los miembros y en el tronco. Es habitual que la persona caiga con pérdida de conocimiento y hasta pierda el control de los esfínteres. Otra complicación es la mordedura de la lengua y los traumatismos de cráneo por la caída.
  • De ausencia: estos tipos de crisis epilépticas son contrarios a los anteriores. El enfermo queda estático, con la mirada perdida en el infinito y sin poder responder. Hay una pérdida del conocimiento que no se expresa en desmayo, sino es ausencia de la realidad. Los epilépticos con estas crisis la sufren a menudo por periodos de unos diez segundos.
  • Mioclónica: a diferencia de la crisis tónico-clónicas, no hay episodios de rigidez de la postura. Cuando aparece la descarga eléctrica neuronal el paciente sacude su cuerpo, en particular los miembros superiores. A veces, la forma de presentación es leve y se lo toma como un tic nervioso, sin mayor importancia. Otras veces se asocia a pérdida del conocimiento con caída y desmayo.
tipos de crisis epilépticas
La descarga neuronal es la base fisiopatológica de la epilepsia

Sigue leyendo: Epilepsia

Tipos de crisis epilépticas focales

Entre los tipos de crisis epilépticas focales, en los cuales la descarga eléctrica es de neuronas puntuales, tenemos:

  • Parcial simple: es una presentación clínica sin pérdida del conocimiento. La persona sufre sacudidas musculares de alguna parte del organismo acompañadas de sensaciones como el hormigueo. Tiene subvariedades de aparición, como aquellas crisis que solo consisten en un sentimiento experimentado por la persona sin signos externos. O las crisis sensoriales, por ejemplo, con alucinaciones.
  • Crisis parcial compleja: este cuadro sí tiene pérdida del conocimiento y se parece a las crisis de ausencia. La persona puede quedar absorta en la nada por un momento realizando movimientos automáticos como masticar. Al haber pérdida de conocimiento, el paciente no recuerda el episodio.
  • Parciales con generalización: es la crisis focal que evoluciona durante el episodio y pasa de ser localizada a generalizada. Los síntomas finales serán los de un tipo de crisis epiléptica como los que describimos al inicio.
  • Espasmos epilépticos: es una presentación de los niños, específicamente de los menores de un año, y raramente entre mayores de dos años de edad. El signo es una extensión corporal o una flexión brusca de todo el organismo por casi cinco segundos.
Hombre en el suelo.
Las crisis epilépticas pueden ser generalizadas o parciales

Sigue descubriendo: Cuándo debes consultar a un epileptólogo

No todas las crisis son epilepsia

Lo hemos adelantado: padecer una crisis epiléptica no necesariamente significa ser epiléptico. Se deben realizar métodos complementarios neurológicos para arribar a un diagnóstico de epilepsia como tal.

Las crisis epilépticas que a veces afectan a mujeres embarazadas con eclampsia no suelen esconder una epilepsia. Justamente, los síntomas derivan del cuadro conocido como eclampsia y, una vez resuelta la gestación, desaparecen los episodios.

El estudio más frecuentemente solicitado por los médicos para descartar epilepsia o confirmar un tipo de crisis epiléptica es el electroencefalograma. Mediante un registro a través de un aparato se obtienen trazados de las ondas cerebrales. De ser necesario, se puede complementar el estudio con alguna imagen cerebral. El objetivo de esta solicitud sería hallar una lesión en el encéfalo que pudiese ser la causa de la epilepsia, como un tumor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *