Perforación de tabique: causas, síntomas y tratamiento

La perforación de tabique nasal es una patología que afecta a la nariz. Es un problema que, en algunos casos, puede no provocar síntomas algunos. Sin embargo, también se asocia a un riesgo alto de complicaciones.

Su incidencia aumenta debido a que, entre sus causas, se encuentra el consumo de cocaína y ciertos procedimientos quirúrgicos, como la septoplastia. Ambas situaciones son más frecuentes en la actualidad.

La perforación de tabique puede requerir tratamiento médico o quirúrgico. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre esta entidad y cómo se soluciona.

¿En qué consiste la perforación de tabique?

La nariz es una estructura compleja esencial para que el proceso de la respiración se lleve a cabo de forma correcta. Tiene dos cavidades denominadas fosas nasales que se encargan de filtrar el aire. Así, este puede llegar más limpio, húmedo y caliente a los pulmones, lo que previene infecciones o lesiones.

Las fosas nasales están separadas entre sí por el tabique nasal. Es una estructura de cartílago y hueso que divide de forma vertical la nariz. Constituye la pared interna de las fosas. De esta manera, ayuda a canalizar mejor el paso del aire.

La perforación de tabique consiste en la aparición de un orificio. Se produce una comunicación entre ambas fosas nasales y, según como de grande sea el orificio, pueden aparecer síntomas más o menos graves.

Causas del tabique perforado

La etiología de la perforación de tabique es muy variada. Esto se debe a que, al tratarse de una estructura en parte cartilaginosa, es sensible a ciertos agentes que pueden deteriorar el tejido.

Una de las causas más frecuentes de este problema es haber realizado algún procedimiento quirúrgico en la zona nasal. Puede ser una complicación tras una rinoplastia, sobre todo cuando se realiza para eliminar un problema respiratorio. La rinoplastia es una cirugía que permite modificar la forma de la nariz, tanto con fines estéticos como para mejorar la calidad de la respiración.

Por otra parte, según explica el Manual MSD, también puede ser secundaria a una infección o un traumatismo. Aquí podríamos englobar el hecho de hurgarse de forma continua la nariz. Incluso, la colocación de piercings que atraviesen el septo.

Las complicaciones de las rinoplastias incluyen la posibilidad de una perforación en el tabique.

Otras causas de este problema

Otra de las causas más relevantes es el consumo de drogas por vía intranasal. En concreto, la que más se asocia a esta patología es la cocaína. Tal y como expresa un estudio realizado en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, es uno de los orígenes más importantes en la actualidad.

Esta sustancia produce que los vasos sanguíneos de la nariz se contraigan. Por eso, al no llegar sangre suficiente el tejido se daña y puede perforarse.

No obstante, no solo las drogas se asocian a la perforación de tabique, sino que muchos medicamentos también están relacionados. Por ejemplo, algunos aerosoles medicinales a base de corticoides. Del mismo modo, el uso de oxígeno puro mediante mascarilla o gafas nasales.

Por último, otra de las causas de esta patología es la exposición a químicos o tóxicos. Esto se produce, sobre todo, en personas que trabajan en industrias químicas o fábricas

¿Qué síntomas provoca la perforación de tabique?

Los síntomas de la perforación de tabique van a depender del tamaño del orificio. Puede tratarse de uno muy pequeño, menor de un centímetro, o incluso llegar a alcanzar los dos centímetros.

En los casos en los que sí hay sintomatología, esta suele basarse en hemorragias nasales recurrentes. El sangrado nasal recibe el nombre médico de epistaxis. Puede ser abundante y alarmante, debido a que las fosas nasales están muy vascularizadas.

En algunos casos, en lugar de sangrado aparece rinorrea. Es el término que se utiliza para referirse a la secreción nasal. Además, es frecuente que, alrededor del orificio, se formen costras que lleven a una sensación de obstrucción al respirar, como si estuviera bloqueada.

También es usual que estas personas experimenten dolor de cabeza o en la propia nariz. Otro signo característico de la perforación de tabique son las sibilancias. Son un sonido agudo, como de un silbido, que se produce al respirar. Se debe a que el aire pasa por el orificio con cada inspiración o espiración.

Por último, la perforación de tabique puede tener consecuencias estéticas. Según la Revista Médica Herediana, la nariz en silla de montar es una malformación que se debe, en la mayoría de los casos, a esta patología. Consiste en una nariz con la punta nasal más caída.

Tratamientos

Existen diferentes formas de tratar esta patología. La elección depende de cuáles sean los síntomas y del tamaño del orificio. En muchos casos, con un abordaje médico es suficiente. Se utiliza una pomada hecha a base de bacitracina o mupirocina. Es una sustancia que reduce la formación de costras en la zona del orificio.

También se puede emplear una solución salina. Esta debe administrarse en forma de aerosol nasal. Al igual que la pomada, ayuda a disminuir la formación de costras y de úlceras.

En algunos casos es necesario recurrir a la cirugía. Para ello se puede utilizar un implante de tejido de otra parte del cuerpo de esa persona. Incluso, se colocan membranas artificiales que sellan el orificio.

Otro tratamiento quirúrgico

En el Hospital Clinic de Barcelona realizan un tratamiento quirúrgico alternativo para reconstruir el tabique nasal perforado. Para esta cirugía emplean un colgajo obtenido del tejido fibroso que rodea al cráneo (se denomina colgajo pericraneal).

En primer lugar, se realiza una incisión en el cuero cabelludo, desde donde se obtiene el tejido. Después se crea una apertura a través del hueso frontal. A partir de ella se introduce el tejido hasta alojarlo sobre la cavidad nasal. Así se forma de nuevo un tabique completo y se elimina la perforación.

El beneficio de esta técnica es que es indolora y presenta una rápida recuperación. Además, no quedan cicatrices; solo en la parte posterior del cráneo, la que se disimula con el cuero cabelludo.

Estructura anatómica de la nariz.
La nariz tiene un septo intermedio que es el tabique. Allí se localizan las perforaciones.

¿Cómo se diagnostica la perforación de tabique?

Para diagnosticar la perforación de tabique es importante que el médico conozca los síntomas y observe la cavidad nasal. Por eso se emplean pruebas complementarias que permiten ver las fosas de forma nítida.

La endoscopia es una de las pruebas más empleadas. Consiste en introducir un pequeño tubo que porta una cámara por los orificios nasales. Además, a través de este tubo se pueden introducir otras herramientas que ayudan a eliminar las costras. Incluso se pueden obtener muestras del tejido.

Un estudio publicado en la Revista de Radiología explica que la tomografía computarizada es una de las pruebas más útiles para el diagnóstico. Sobre todo en los consumidores de cocaína.

La perforación de tabique puede evitarse

Es importante destacar y recordar que, en muchos casos, la perforación de tabique puede prevenirse. Esto se debe a que tiende a aparecer por la inhalación de drogas o de agentes irritantes.

Por eso, además de evitar este tipo de hábitos, es esencial proteger las fosas nasales en el caso de que se trabaje en industrias químicas o fábricas. Además, siempre se debe consultar con un médico en el caso de que aparezcan algunos de los síntomas que hemos mencionado.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *