Tratamiento para los quistes en los ovarios

El tratamiento de los quistes en los ovarios forma parte de las terapéuticas para las patologías benignas del aparato reproductor femenino. Esta lesión es una especie de saco lleno de líquido dentro del órgano o en su superficie.

Gran parte de las mujeres los presentan en algún momento de su vida. Es una situación muy frecuente que, solo en la postmenopausia, tiene una prevalencia en torno al 14 %.

Lo cierto es que estas tumoraciones pueden desaparecer por sí solas y cursar sin molestia alguna. Sin embargo, en algunos casos provocan síntomas graves, por lo que es necesario un tratamiento para los quistes de ovario. Te explicamos todo lo que debes saber sobre ello.

¿Qué tipos de quistes en los ovarios existen?

Como acabamos de señalar, los quistes en los ovarios son unas tumoraciones benignas que aparecen en este órgano. Contienen líquido en su interior. De manera general, se dividen en dos categorías: los quistes funcionales y los no funcionales.

Los quistes funcionales son aquellos que surgen a partir de un folículo ovárico. Los folículos son los encargados de liberar el óvulo en cada ciclo, así como son productores de hormonas. Cuando un folículo no libera el óvulo y continúa creciendo, puede acabar formando un quiste.

La mayoría de ellos son autolimitados y desaparecen por sí solos cuando pasan tres o cuatro ciclos menstruales. Además, no suelen provocar dolor ni ningún otro síntoma.

Por otra parte, existen quistes en los ovarios que no están relacionados con el ciclo menstrual, que entran en la categoría de los no funcionales. Son los cistoadenomas, los endometriomas y los dermoides, entre otros. Estos se relacionan con un mayor riesgo de complicaciones, por lo que requieren tratamiento.

Los quistes en los ovarios son cavidades con líquido que pueden ser funcionales o no funcionales.

Podría gustarte: ¿Qué es el cistoadenoma mucinoso gigante de ovario?

¿Cuáles son las complicaciones?

Los posibles tratamientos de los quistes en los ovarios se centran en evitar complicaciones que pueden poner en riesgo la vida de la mujer. Por ejemplo, se podría producir la rotura de la lesión con el pase de líquido a la cavidad abdominal.

Esto hace que haya un sangrado interno y un intenso dolor en la parte baja del abdomen. El riesgo de rotura varía según el tamaño de la tumoración, siendo mayor en aquellos que tienen un gran diámetro.

Los quistes también provocan torsión ovárica. Esta complicación suele manifestarse con náuseas, vómitos y dolor. Además, el flujo sanguíneo del ovario se compromete, como si una estrangulación le ocurriese, lo que lleva a la muerte de las células que lo componen.

¿Cuál es el tratamiento para los quistes de ovarios?

Los quistes en los ovarios, en muchas mujeres, se detectan de manera accidental durante una revisión ginecológica. La gran mayoría no producen síntomas, por lo que una opción de tratamiento es solo la observación.

Es decir, cuando estas tumoraciones no provocan ningún daño, lo mejor es realizar un seguimiento periódico del quiste. De esta manera, se analiza si cambia de tamaño o si han aparecido síntomas nuevos. Por el contrario, cuando hay riesgos de complicaciones o sintomatología, existen alternativas.

Tratamiento médico

A veces se recomiendan los anticonceptivos hormonales para tratar los quistes en los ovarios o evitar que reaparezcan. Lo que consiguen es inhibir la ovulación, por lo que no se forman nuevos. Sin embargo, no reducen el tamaño de los que ya existen.

Además, los anticonceptivos hormonales, como las píldoras, presentan numerosos efectos secundarios. Un estudio publicado en la Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología concluyó que no hay una diferencia sustancial entre el tratamiento con anticonceptivos orales y mantener una conducta expectante. 

Tratamiento quirúrgico

Cuando los quistes en los ovarios son de gran tamaño o crecen rápido, la mayoría de los médicos deciden eliminarlos mediante cirugía. Puede incluso tratarse de un proceso cancerígeno oculto, por lo que extirparlo es una de las mejores opciones.

La extirpación se hace mediante dos técnicas: laparoscopia o laparotomía. Además, según la naturaleza del quiste, es posible que se elimine solo esta parte o que sea necesario extirpar el ovario completo. Incluso, cuando se trata de cáncer, se indica quitar también el útero y las trompas de Falopio.

La laparoscopia suele realizarse cuando el quiste es pequeño. Se hace mediante una incisión mínima en el abdomen por la que se introduce el material necesario para eliminar la tumoración. Estudios científicos afirman que, durante el embarazo, por ejemplo, es la mejor alternativa.

La laparotomía se reserva para quistes de mayor tamaño. Es una técnica que se hace mediante una incisión grande en el abdomen. Mediante esta cirugía se pueden extraer el resto de los órganos, en caso de estar ante un proceso cancerígeno.

Detección de los quistes en los ovarios
La detección de un quiste ovárico puede suceder accidentalmente, en una revisión de rutina.

Quizá te interese: Dieta en el síndrome de ovario poliquístico

Lo que debemos recordar sobre el tratamiento de los quistes de ovarios

Los quistes en el ovario son una patología muy frecuente. La mayoría de ellos son inocuos y desaparecen por sí solos. No obstante, en el caso de que produzcan síntomas o haya riesgo de complicaciones, está indicado tratarlos. Por eso es importante la consulta ginecológica ante dolores bajos del abdomen o alteraciones en los sangrados menstruales.

El tratamiento debe ser escogido siempre por un especialista. Dentro de las opciones están los anticonceptivos, con baja evidencia científica, y las técnicas quirúrgicas que, en líneas generales, ofrecen un mejor resultado.

El síndrome de ovario poliquístico y su tratamiento

 

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *