ATENCION:Desde pensamiento confuso hasta accidentes cardiovasculares: las extrañas formas en las que el COVID-19 puede afectar el cerebro


Visitas :
5.608

ATENCION:Desde pensamiento confuso hasta accidentes cardiovasculares: las extrañas formas en las que el COVID-19 puede afectar el cerebro

Con el delirio como la última condición que se destaca como síntoma clave, la evidencia emergente sugiere que el nuevo coronavirus puede dejar complicaciones neurológicas significativas a largo plazo.

El 17 de marzo de este año, un hombre fue trasladado al hospital en Israel que padecía tos seca y pérdida del sentido del olfato. Desarrolló fiebre y se sintió cansado pero, después de tres días de internación, fue puesto en cuarentena. Entonces empezó a suceder algo extraño.

Su escritura cambió. Se volvió más pequeña, retorcida e ilegible. No solo eso, sino que le costaba hablar con claridad o escribir textos en su teléfono. Su mano derecha comenzó a temblar. Con el tiempo, los síntomas empeoraron tanto que volvió al hospital, esta vez al departamento de neurología, que se ocupa de trastornos del cerebro y del sistema nervioso. Se le realizaron diversas pruebas. Luego, los médicos le dieron un diagnóstico devastador: Parkinson. El hombre tenía sólo 45 años. Habían pasado dos meses desde su prueba positiva para COVID-19.

Este caso, recién descrito, no es único. En todo el mundo, los médicos han notado que el nuevo coronavirus a menudo está acompañado no solo por la familiar dificultad para respirar y la tos que afectan al cuerpo, sino también por una amplia gama de condiciones que afectan el cerebro, desde el pensamiento confuso, pasando por el delirio, hasta accidentes cerebrovasculares y parkinsonismo.

Esto fue tan grave en Gran Bretaña que, cuando la pandemia se apoderó de ellos a principios de este año, los médicos establecieron un comité mensual para coordinar los informes de trastornos cerebrales. El neurólogo Hadi Manji estaba entre ellos. “Tuvimos que hacer la reunión semanalmente debido a la cantidad de referencias”, dijo.

De hecho, una nueva investigación de Chicago informa que un tercio de los pacientes de COVID-19 hospitalizados al comienzo de la pandemia sufrieron algún tipo de estado mental alterado, desde confusión hasta falta de respuesta. Eso en sí mismo no es tan inusual. Estar gravemente enfermo afecta la lucidez. Según Mary Ni Lochlainn, miembro de Medicina Geriátrica del King’s College de Londres, hasta el 80% de los que están en cuidados intensivos sufren delirio. Pero las consecuencias en pacientes con coronavirus, sugieren las estadísticas de Chicago, son dramáticas. Aquellos con trastornos cerebrales necesitaban tres veces más tiempo en el hospital que los que no los tenían y tenían siete veces más probabilidades de morir. Al recibir el alta, solo un tercio podía realizar tareas de rutina.

De vuelta en Gran Bretaña, Manji y su colega Benedict Michael, neurólogo del Instituto de Infecciones y Salud Global de la Universidad de Liverpool, vieron por sí mismos cuán graves eran las cosas. Hubo accidentes cerebrovasculares en pacientes sin factores de riesgo normales como edad, diabetes o antecedentes de tabaquismo. No cualquier accidente cerebrovascular, sino múltiples, poderosos, que causan una discapacidad que cambia la vida. Hubo episodios de psicosis, y los pacientes que antes no estaban afectados por trastornos mentales tenían delirios poderosos. “Tenían alucinaciones visuales, alucinaciones auditivas, agitación, corrían y pensaban que la policía vendría por ellos y las enfermeras los estaban envenenando”, advirtió Michael.

También hubo inflamación del cerebro, potencialmente devastadora para un órgano atrapado en una cáscara dura y, a diferencia de otros órganos, con poca capacidad regenerativa. “Uno de nuestros pacientes tenía inflamación cerebral”, recordó Manji. “Tuvimos que quitarle la mitad del cráneo para reducir la presión”.

Lo que los neurólogos están luchando ahora por determinar es si estas pocas complicaciones cerebrales verdaderamente graves de la enfermedad están relacionadas con el número mucho mayor de casos perdurables de “niebla mental ” y fatiga que pueden contribuir a un COVID-19 prolongado. “Estas personas que tienen los síntomas más leves en la comunidad, la niebla mental, ¿representan el continuo de aquellos con enfermedad neurológica grave que han sido hospitalizados?”, se preguntó Michael. “Esa es la gran pregunta. Esa es la verdadera controversia aquí”.

Ciertamente, dice Manji, no hay una razón física obvia por la cual los síndromes más leves como la niebla cerebral, donde los escáneres no revelan daño cerebral, no deberían desaparecer con el tiempo. “Aunque puede llevar meses”.

Hay precedentes de complicaciones neurológicas significativas a largo plazo después de una pandemia, dice el doctor Jonathan Rogers, quien ha estudiado las consecuencias psiquiátricas de brotes virales previos. “La gente desarrolló lo que parecía el Parkinson en los años posteriores a la pandemia de gripe española; era una pequeña proporción en relación con los que habían sido infectados, pero aún así eran decenas de miles en todo el mundo”. Los temblores y la pérdida del control motor finalmente se remontan a los tipos de inflamación cerebral que los médicos están viendo con COVID-19, a veces años después, lo que genera temores de que una sombra similar pueda acechar a la enfermedad una vez que también haya pasado.

Desde el principio, han habido dos posibles explicaciones de los impactos del coronavirus en el cerebro. La primera fue que el nuevo coronavirus en sí mismo atacaba el sistema nervioso central. La pérdida del sentido del olfato fue una pista; tal vez el nervio olfativo estaba proporcionando una entrada, una puerta trasera para el SARS-CoV-2 en el cerebro. Pero luego los pacientes comenzaron a recuperar gradualmente su olfato, lo que sería poco probable si la parte relevante del cerebro hubiera sido dañada.

En cambio, la atención comenzó a dirigirse a la propia respuesta inmunitaria del cuerpo. Cuando los médicos comenzaron a examinar a los pacientes que padecían afecciones cerebrales, dice Manji, encontraron que “los marcadores de la respuesta inmune estaban por las nubes”. Lo que aún no está claro es por qué el sistema inmunológico de algunas personas las traiciona de esta manera catastrófica y otras no.

Para los afectados, la recuperación es muy desigual. “Algunos pacientes que han tenido accidentes cerebrovasculares o inflamación cerebral se recuperan por completo, pero muchos quedarán con algún tipo de discapacidad residual”. Manji citó su propio trabajo con nueve de esos pacientes. Tres se recuperaron, cinco tenían parálisis continua o deterioro cognitivo y conductual, y uno murió. “No se trata necesariamente de personas mayores”, dijo Michael. “Esto está ocurriendo en todos los grupos de edad. Y si sufre una lesión cerebral entre los 20 y 30 años, es probable que sobreviva con una discapacidad significativa de por vida con oportunidades limitadas de recuperación”.

Hay buenas noticias. A medida que los investigadores se concentran en los mecanismos precisos que causan tanto daño, les permite implementar tratamientos existentes para controlar la respuesta inmune, como los esteroides. Además, solo un pequeño porcentaje de los que contraen COVID-19 desarrollan las afecciones cerebrales más graves. Michael dice que sabe de quinientos o seiscientos en el Reino Unido.

Lo cierto es que, a pesar de toda la miseria que está infligiendo, la pandemia actual representa una oportunidad única para dar respuesta a algunos de estos misterios. “Con cada epidemia o pandemia respiratoria a gran escala, hemos visto una proporción de pacientes gravemente afectados en el cerebro”, reconoció Benedict Michael.

“Esta es la primera vez que hemos tenido una pandemia de esta escala, combinada con Internet para conectarnos para realizar estudios a nivel mundial y la tecnología genética y de neuroimagen para comprenderla. Cuando llegue la próxima pandemia inevitable, si hacemos el trabajo de manera colaborativa ahora, estaremos mucho mejor posicionados para enfrentarla”.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *