Israel analiza suministrar una cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus para la población con inmunodeficiencias

Israel analiza suministrar una cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus para la población con inmunodeficiencias

Las autoridades sanitarias evalúan esa posibilidad mientras avanza la nueva variante Ómicron. Hoy se detectaron cuatro contagios más de la variante y ya son 11 los casos verificados, mientras el país sigue con las fronteras cerradas a los extranjeros por la nueva cepa y las autoridades analizan otros 24 casos sospechosos.

El gobierno de Israel está estudiando autorizar el suministro de una cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus para reforzar a la población con inmunodeficiencias, según informó la televisión local Channel 12.

Las autoridades sanitarias estarían debatiendo los pros y contras de la administración de una cuarta dosis de la vacuna en particular ante las noticias de la expansión de la variante Ómicron del covid-19.

La tercera dosis ya se administró a partir de julio con preferencia para personas son sistemas inmunitarios en riesgo como las sometidas a tratamientos contra el cáncer.

Reino Unido también estudia la administración de una cuarta dosis de la vacuna para población con inmunodeficiencias.

Israel detectó este domingo cuatro contagios más de la variante Ómicron y ya tiene 11 casos verificados, mientras el país sigue con las fronteras cerradas a los extranjeros por la nueva cepa y las autoridades analizan otros 24 casos sospechosos.

“Hasta el día de hoy se ha identificado en Israel a 11 personas verificadas que han estado expuestas a la variante ómicron”, anunció esta tarde el ministerio israelí de Sanidad en un comunicado.

Entre los infectados confirmados hoy hay dos personas llegadas de Francia e inoculadas con tres vacunas de Pfizer, otra de Sudáfrica con la misma pauta de vacunación y un viajero llegado de Estados Unidos vacunado con tres dosis de Moderna, detalló Sanidad.

Israel reportó hasta el momento 11 casos de la nueva variante Ómicron (REUTERS/ Ronen Zvulun)Israel reportó hasta el momento 11 casos de la nueva variante Ómicron (REUTERS/ Ronen Zvulun)

La incertidumbre ante la nueva variante motivó que hace una semana Israel cerrara de nuevo sus fronteras a los turistas, una medida que mantendrá por lo menos hasta el próximo 16 de diciembre.

A su vez, todos los ciudadanos que regresan al país desde el exterior deben someterse a una cuarentena de al menos tres días.

Inicialmente, el Ejecutivo aprobó rastreo tecnológico de teléfonos móviles de los infectados con la nueva variante por parte del servicio de inteligencia interior (Shin Bet), aunque la medida se canceló el pasado día 3 tras críticas y una fuerte oposición.

Con más de un 60% de su población inoculada con dos dosis y más de un 40% también con la tercera de refuerzo, Israel registra desde hace casi dos meses cifras muy bajas de contagios, pero el Gobierno quiere prevenir a toda costa el impacto de la nueva cepa.

Ante ello, ha establecido también la imposición de multas de hasta 2.500 shékels (700 euros) a los viajeros que no se sometan a una prueba PCR entre los tres y siete días posteriores a su llegada.

“Debemos ser prudentes. Se trata de una nueva cepa de la que aún no conocemos lo suficiente, aunque sabemos con alto nivel de certeza que es muy contagiosa”, dijo hoy el primer ministro israelí, Naftali Benet.

Según detalló, las autoridades siguen evaluando la situación para ver si “aliviar las restricciones o hacerlas más estrictas” a lo largo de los próximos días y semanas.

“Estamos tomando medidas rápidas y precisas”, agregó el jefe de Gobierno, que aseguró que “ante la incertidumbre actual” es “mejor tener cuidado al principio que arrepentirse después”.

La semana pasada el coordinador nacional de la pandemia en Israel, Salman Zarka, declaró que el país debería plantearse la posibilidad de obligar a su población a vacunarse contra la covid-19, un polémico asunto también a debate en Europa, donde Austria o Grecia ya han comenzado a poner en marcha planes al respecto.

Israel multará a los viajeros que no se sometan a una prueba entre los tres y siete días posteriores a su llegada al país (REUTERS/Amir Cohen)Israel multará a los viajeros que no se sometan a una prueba entre los tres y siete días posteriores a su llegada al país (REUTERS/Amir Cohen)

“Creo que tenemos que examinar todas las opciones, incluida la opción de exigir la vacunación en el Estado de Israel”, dijo Zarka en una entrevista con la emisora Radio 103FM, donde remarcó que llegó a tal punto de vista por la aparición de la variante ómicron.

Según matizó, esta es su opinión personal y no refleja la posición del Ministerio de Sanidad israelí, que no ha discutido ni ha hecho planes para implementar una política de inoculación obligatoria.

De acuerdo con cifras expuestas por Zarka, unos 680.000 israelíes elegibles para vacunarse -entre una población de 9,3 millones- “no se han vacunado en absoluto”, y las autoridades están “tratando de llegar a ellos constantemente”.

“Mirando lo que nos sucedió en la cuarta ola de la pandemia, que afectó a los no vacunados más que a otros, uno tiene que considerar cómo se vacunará a esas personas”, añadió el jefe para la gestión estatal del coronavirus.

Con información de Europa Press y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *