Un estudio a 64 embarazadas con covid-19 confirmó que no hubo transmisión al feto

Visitas : 5.568

Un estudio realizado en los Estados Unidos halló que no hubo transmisión del COVID-19 de madre a hijo durante el embarazo.

La tan temida transmisión vertical era otro de los enigmas del SARS-CoV-2 que la ciencia intentaba desentrañar. Y ahora, una investigación dirigida por Andrea Edlow, MD, especialista en medicina materno-fetal del Hospital General de Massachusetts vino a arrojar luz sobre el tema.

Financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el estudio se centró en madres que cursaban el tercer trimestre del embarazo, que es cuando se produce la mayor transferencia de anticuerpos.

La investigación contó con 127 mujeres embarazadas, 64 con resultados de PCR positivos para SARS-CoV-2 y 63 con resultados negativos. De las mujeres con infección por SARS-CoV-2, 23 (36%) eran asintomáticas, 22 (34%) tenían enfermedad leve, 7 (11%) tenían enfermedad moderada, 10 (16%) tenían enfermedad grave y 2 (3%) tenían una enfermedad crítica.

Tras los análisis de la carga viral de las mujeres, los investigadores hallaron que “no hubo viremia detectable en la sangre materna o del cordón y no hubo evidencia de transmisión vertical”.

Además, “entre los 77 recién nacidos evaluados en los que se cuantificaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en sangre del cordón umbilical, uno tenía inmunoglobulina M detectable para la nucleocápside”. Y en ninguna de las 88 placentas analizadas se detectó ARN del SARS-CoV-2.

Entre las conclusiones, los investigadores dejaron ver que “no hubo evidencia de infección placentaria o transmisión vertical definitiva del SARS-CoV-2” y analizaron que “la falta de viremia y la reducción de la coexpresión y la colocalización de la enzima 2 convertidora de angiotensina placentaria y la serina proteasa 2 transmembrana pueden servir como mecanismos protectores contra la transmisión vertical”.

“Este estudio brinda cierta seguridad de que es poco probable que las infecciones por SARS-CoV-2 durante el tercer trimestre pasen a través de la placenta al feto”, dijo Diana W. Bianchi, MD, directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los NIH, en un comunicado de prensa de los NIH .

En su comentario, Jamieson y Rasmussen añadieron: “Esto apoya estudios previos que han encontrado que si bien la transmisión intrauterina es posible, no es común”.

Los investigadores sugieren que el embarazo puede haber mejorado la respuesta de las células citotóxicas del sistema inmunológico materno al virus, pero dicen que se necesita más investigación.

Transferencia de anticuerpos menor a la esperada

La transferencia de placenta de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 fue significativamente menor de lo esperado. Los investigadores habían planteado la hipótesis de que la proporción de anticuerpos entre el cordón y la madre (c-a-m) sería 1,5, ya que ese es el valor para patógenos como la tos ferina, la gripe y el sarampión.

Sin embargo, las pruebas mostraron que, de 37 mujeres embarazadas con COVID-19, 24 tenían anticuerpos IgG anti-RBD detectables en la sangre, pero sólo dos los tenían en la sangre del cordón umbilical. La IgG anti-nucleocápsida estaba presente en 26 de las mujeres de sangre y 22 de sangre del cordón umbilical.

Comparativamente, los anticuerpos específicos contra la gripe mostraron niveles de transferencia normales y esperados. Quizás esto se vea afectado por los anticuerpos causados por la vacuna versus los anticuerpos naturales, especulan los investigadores, o quizás los anticuerpos específicos del SARS-CoV-2 tienen una calidad de glicosilación diferente a la de otros anticuerpos, lo que afecta las interacciones de la proteína.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *