Así nos fue con los Sony WF-1000XM4, la sorpresa de los auriculares inalámbricos

Así nos fue con los Sony WF-1000XM4, la sorpresa de los auriculares inalámbricos

Los auriculares son sobrios y tienen algunos toques de dorado que les dan una apariencia elegante.

Sony es uno de los líderes en el segmento de audio, tanto en audífonos como en parlantes. En Tecnoespectador tuvimos la oportunidad de poner a prueba dicha reputación y no quedamos desilusionados. Por varios días usamos los Sony earbuds WF-1000XM4, la gama alta de sus audífonos de inserción —que van dentro del canal auditivo— y los resultados fueron más que satisfactorios.

Para comenzar, hay que decir que estamos ante unos equipos con conexión bluetooth y cancelación de ruido. Como la mayoría de los auriculares in-ear, vienen con un estuche que sirve para almacenarlos y cargar su batería. Probamos una unidad de color negro mate, pero también los hay en color blanco.

Le puede interesar: Samsung Galaxy Z Fold 3 y Z Flip 3: ¿Vale la pena tener un celular plegable?

No hay mucho que decir en el apartado estético: son sobrios y tienen algunos toques de dorado que les dan una apariencia elegante. A pesar de ser de inserción, el diseño de los audífonos toma algunos de los elementos de los Sony WH-1000XM4, que son de diadema. Esto demuestra la continuidad en el diseño en el segmento de los gama alta. Además, es un indicador de la calidad que vamos a encontrar.

El estuche tiene una luz led que sirve para monitorear la batería de los equipos.
El estuche tiene una luz led que sirve para monitorear la batería de los equipos.

El estuche tiene el mismo tono mate de los audífonos y es compacto, contrario a otros modelos de Sony. Esta es una gran ventaja, ya que no es engorroso de cargar en un bolsillo y se asemeja a llevar unas llaves o cualquier otro objeto de uso diario. Además, tiene una luz led que sirve para monitorear la batería de los audífonos y el estuche. Con los colores verde, amarillo y rojo para indicar el nivel de carga, esta luz resulta muy útil, pues uno de los puntos débiles de este tipo de auriculares es que normalmente no tienen un indicador que permita saber el porcentaje de batería que tienen.

Una autonomía memorable
Para comenzar, destacamos la autonomía de este producto. Si bien no es equiparable a los audífonos inalámbricos de diadema, sobresale sobre otros in-ear del mercado. Los auriculares por sí solos alcanzan las 8 horas de música ininterrumpida, incluso con la cancelación de ruido activada. Pero esta autonomía puede llegar hasta las 24 horas si se tiene en cuenta la carga del estuche. Esto hace que no se tenga que recurrir tanto al cable de carga, contrario a lo que ocurre con otros modelos similares.

Según el manual del usuario, los WF-1000XM4 vienen con carga inalámbrica, pero no se pudo probar debido a que de fábrica solo vienen con el cable USB tipo C en ambos extremos. Eso sí, se pudo probar la carga rápida, que permite que tan solo con diez minutos de carga se puedan usar por una hora. Esta es una característica útil cuando se está de afán y se quiere usar los audífonos por cortos periodos de tiempo. Para que estén completamente cargados se necesita casi una hora y media, por lo que es una gran ventaja el sistema de carga rápida.

El fundador de la red social explicó que es momento de cortar el cordón umbilical.

Diseño y cancelación de ruido
Entrando a hablar propiamente de los audífonos, hay que decir que son grandes y lucen voluminosos, pero es entendible, si se tiene en cuenta que vienen con cancelación de ruido activa —por lo que necesitan varios micrófonos extra para tener esta función—, control por gestos, un diafragma de 6 milímetros en cada uno de los auriculares, y sensores que detectan cuando están o no en la oreja para pausar o reproducir la música.

Le sugerimos leer: Auriculares: ¿Cuáles se ajustan a sus necesidades?

A pesar del tamaño, son bastante cómodos y se insertan de una forma firme que permite usarlos de forma continua sin necesitar descanso, como ocurre normalmente con los in-ear. Gran parte de esta cualidad se debe a que traen varios tapones, por lo que se pueden elegir los que mejor se adapten al canal auditivo. Además, el material de estos es muy similar al de las almohadillas de los audífonos de diadema, llegando a ser mucho más cómodos que los típicos de caucho.

Aunque lucen voluminosos, son bastante cómodos.
Aunque lucen voluminosos, son bastante cómodos.

Estos tapones son esenciales para la calidad del sonido y la cancelación de ruido. En esa línea, Sony hizo que su aplicación disponga de un apartado que permite probar cuáles funcionan mejor con la forma del oído de cada usuario. De esta forma, se puede probar cada uno de los tapones y así decidir cuáles evitan mejor los ruidos del exterior.

Si se eligen bien, los tapones por sí solos dan una cancelación de ruido pasiva muy buena. Este es el complemento perfecto para una de las mejores cancelaciones de ruido activa que hay en el mercado de los auriculares de inserción.

Asimismo, gracias al procesador V1, tenemos una reacción a cada uno de los ruidos que hay en el ambiente y una cancelación en tiempo real. Esta función es precisa y muy similar a los WH-1000XM4, los audífonos de Sony con mejor cancelación, pero que son de diadema.

Además de reaccionar con precisión a la hora de silenciar el ruido, el procesador también permite seleccionar si uno quiere escuchar el ruido externo o las voces del ambiente. También identifica si el usuario está hablando y silencia la música o el audio que se esté reproduciendo. Esta función es útil, pero puede resultar problemática para una persona que le gusta cantar al ritmo de la música que se está reproduciendo. La ventaja es que es fácil de desactivar.

Le puede interesar: Huawei Sound X, el primer gran golpe de la marca china en el audio premium

Y es que la calidad de sonido de los Sony earbuds WF-1000XM4 hace que se quiera cantar sí o sí. Normalmente la calidad de los audífonos de inserción no es tan buena debido a que el diafragma es pequeño para caber en el auricular. Sin embargo, este no es el caso. La calidad en la reproducción de música de los WF-1000XM4 es casi igual a la de los mejores audífonos de diadema de la marca japonesa. Los bajos se sienten con fuerza, sin mucha distorsión, y la nitidez del audio es destacable.

La salsa, el reggaetón, el pop, el vallenato, el rock y hasta la música clásica se escuchan muy bien. No hubo un género en el que se pudiera escuchar un menor desempeño o distorsiones propias de bajos muy altos. Además, el chip de cancelación de ruido también permite que el audio se adapte a la actividad del usuario: si este está caminando, moviéndose en un carro o quieto. Esto permite que la música suene con mayor o menor volumen de forma automática. Sin embargo, este punto es uno de los lunares debido a que si se está haciendo una actividad física el cambio de estado es continuo y tiene una pequeña alerta que puede ser molesta.

La gran calidad del sonido, calificada de Hi-Res Audio (alta resolución), se debe, en gran parte, a que el códec de transmisión es LDAC —permite la transmisión de información hasta tres veces mayor a los otros códecs—. Normalmente los audífonos inalámbricos tienen un bajón en la calidad de la música como condición natural del bluetooth, pero este códec de transmisión de la información hace que las pérdidas sean mínimas. Por lo que se puede decir que estos auriculares están a la par de unos audífonos alámbricos de alta gama.

¿Buenos para el deporte?
Otra de las características a destacar de este producto es su resistencia al agua. Tiene calificación IPX4, por lo que aguanta salpicaduras sin mayores problemas. Esta cualidad hace que pueda usarse para hacer ejercicio sin preocuparse por las salpicaduras de sudor o la lluvia, aunque no son sumergibles.

El ajuste de los auriculares hace que no se salgan del canal auditivo, lo que puede resultar una buena alternativa como audífonos deportivos. Sin embargo, debido al precio, del que se hablará más adelante, no es tan claro si es una buena alternativa. Las condiciones durante la práctica deportiva, sobre todo el sudor, deterioran los equipos de audio y la inversión en estos es considerable como para usarlos como audífonos para el ejercicio diario. Además está el riesgo de extraviarlos, pues, a pesar de que el ajuste es firme, el movimiento continúo hace que puedan salirse.

También destacamos los paneles sensibles al tacto, ubicados en cada uno de los auriculares. Normalmente los auriculares inalámbricos tienen el problema de no poder controlar la reproducción de la música y el volumen porque no tienen botones para este fin. Sin embargo, la solución de Sony son estos controles táctiles, tomados de los audífonos de diadema de la marca.

De esta forma, se puede pausar o reanudar la música con tan solo un toque al auricular derecho. Asimismo, con dos y tres toques seguidos se puede cambiar de canción hacia adelante o hacia atrás, respectivamente. El auricular izquierdo también tiene panel táctil, por lo que a este se le puede asignar diferentes funciones. Con tocarlos se puede subir o bajar el volumen, o se puede activar y desactivar la cancelación de ruido. Además, se puede configurar para que con un toque se active Alexa, Google Assistant o el asistente de voz de preferencia.

Otro aspecto a mencionar es el de las llamadas. Aunque estos audífonos necesariamente son para escuchar música, tienen un muy buen desempeño en las conversaciones telefónicas o por videollamada. El sonido es claro y los micrófonos captan muy bien la voz. Además, permiten contestar y colgar llamadas con tan solo tocar el panel táctil, lo que los dota de cierta comodidad pues no se necesita sacar el celular para realizar estas acciones.

El ‘software’ como complemento
El éxito de este equipo no solo está en su hardware. El complemento de estos audífonos es la app de Sony conocida como Headphone Connect. Como se dijo anteriormente, esta permite hacer pruebas para saber cuál es el mejor tapón tanto para el tamaño del canal auditivo como para evitar que haya filtración interna o externa del sonido.

Esta aplicación permite un completo control de las características de los audífonos, sobre todo las referidas a la cancelación de ruido. Asimismo, permite cambiar el idioma de la voz de los auriculares, que por defecto viene en inglés, pero tiene múltiples opciones, incluyendo el español. A todas estas funciones se le agrega un ecualizador, que puede llegar a ser mejor que los que vienen de origen en el celular.

Lo que puede mejorar
Sin embargo, no todo puede ser bueno en estos audífonos y hay algunos aspectos que no gustaron del todo. El primero es la nomenclatura. Sony es experto en dar nombres confusos, poco atractivos y que no están a la altura de sus productos. Por otro lado, aunque el ajuste de los auriculares es bueno, después de varias horas de uso tienden a salirse y es factible que se pierdan.

Además, aunque la transmisión del audio es de buena calidad, algunos movimientos hacen que esta se interrumpa, sobre todo si el usuario se agacha, lo que puede llegar a ser molesto. No obstante, esto es tan ocasional que no resulta problemático.

Otro aspecto que no gustó tanto es el precio. Su valor en el mercado es de $1′499.000, lo que los hace poco accesibles para muchos. Además, como son de inserción, normalmente se piensa en invertir estos montos en audífonos de diadema, que siempre van a tener mejor calidad de audio debido a que el diafragma va a ser mucho más grande en estos. Sin embargo, si se busca audífonos in-ear y se tiene el dinero, definitivamente los WF-1000XM4 serán la mejor opción que se pueda encontrar en el mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *