Ciencia y tecnología, el ‘talón de Aquiles’ de América Latina

Ciencia y tecnología, el ‘talón de Aquiles’ de América Latina

La ciencia, tecnología e innovación son algunos de los temas más importantes en el mundo actual, teniendo en cuenta que son precisamente estas áreas bajo las que se han desarrollado los procesos de transformación social y cultural en este siglo XXI.

Sin embargo, Latinoamérica sigue muy por detrás en la inversión y proyección de actividades científicas y tecnológicas en relación con países desarrollados como Estados Unidos, Reino Unido o China.

“La región tiene que hacer más inversión en ciencia, en tecnología e innovación. Esta pandemia (la de covid-19) nos ha demostrado la gran importancia de tener sistemas científicos sólidos”, explicó Lidia Brito, directora de Ciencias de la UNESCO para América Latina y el Caribe.

Y es que la pandemia por el nuevo coronavirus dejó al descubierto las fallas científicas presentes en la mayor parte del subcontinente, demostrando según la experta de la UNESCO que Latinoamérica es la “región con el mayor índice de desigualdad del planeta (…) Gran parte de los sistemas de salud latinoamericanos y caribeños eran precarios antes de enfrentarse al covid-19 (…) La pandemia puso esto de relieve e intensificó necesariamente la desigualdad y la calidad asistencial”.

Vista de un laboratorio donde se está llevando a cabo una investigación para el cáncer. EFE/Andreu Dalmau/Archivo

Vista de un laboratorio donde se está llevando a cabo una investigación para el cáncer. EFE/Andreu Dalmau/Archivo

Ahora bien, la crisis científica y tecnológica en el ambiente sanitario, como en el resto de las áreas, tiene un nombre claro: falta de inversión. Para 2021 los países latinoamericanos invirtieron tan solo entre 0,6 % y 0,7 % de su Producto Interno Bruto para el desarrollo de ciencia y tecnología en sus territorios. En comparación, los países desarrollados invierten un promedio de 3 a 4 % de sus PIB.

“La innovación siempre se va a dar, es algo permanente que sucede en todas las sociedades. La gran diferencia está en la velocidad, y esto está determinado por cuánto se invierte en ella. A causa de la poca innovación en América Latina, la brecha de competitividad cada vez es más grande”, indicó Juan Carlos Elorza, director de Productividad en CAF.

Esto quiere decir que mientras las empresas más grandes tienen el control casi que total de los procesos de desarrollo científico y tecnológico en los países latinoamericanos, las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas) se quedan en el olvido debido a la falta de inversión y sobre todo a la ausencia de recursos suficientes para dicha inversión. Esto representa una ampliación en la brecha del crecimiento científico en los países de la región.

Laboratorio en China. EFE/EPA/YFC/ Archivo

Laboratorio en China. EFE/EPA/YFC/ Archivo

Pensando en esto y la necesidad de fortalecer la ciencia y la tecnología en la región, el Gobierno colombiano ha iniciado un proceso para poder dar continuidad al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación en ese país.

La iniciativa es liderada por el ministro Tito Crissien, quien presentó el proyecto de ley este 22 de septiembre ante la Secretaría General del Senado de la República.

“El objeto principal del Proyecto es que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación cuente con una Ley que cumpla con todos los requerimientos constitucionales y legales y así se subsanen las falencias encontradas por la Corte Constitucional”, expresó Crissien por medio de un comunicado de prensa oficial.

Cabe recordar que a principios de este 2021 la Corte Constitucional de Colombia declaró inexequible la Ley 1951 de 2019 con la que el Gobierno, en colaboración con el Congreso de la República, añadió esta cartera al gabinete ministerial del país.

“Para llevar a Colombia a una economía de conocimiento, se necesita contar con una entidad que formule la política pública de ciencia, tecnología e innovación; establezca estrategias para el avance del conocimiento científico; y ayude a aplicar y desarrollar las nuevas tecnologías en la cuarta revolución industrial”, añade el documento oficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *