DGT usará este fin de semana drones con capacidad de denuncia para vigilar las infracciones de tráfico

Visitas : 153

Comienza la operación retorno más importante tras las vacaciones de verano. La DGT se prepara para incrementar las medidas de regulación y vigilancia ante el previsto aumento de desplazamientos para este fin de semana.

Se acaba agosto y da comienzo el mes de septiembre, fecha clave para la vuelta de vacaciones de verano de gran parte de la población. Aunque estamos ante un año muy peculiar, se espera una gran afluencia en las carreteras de todo el territorio, por lo que la DGT extrema las medidas.

Entre las medidas que tendrán lugar entre las 3 de la tarde de este viernes (hora peninsular) y las 23:59 del lunes 31 de agosto, la DGT instalará carriles adicionales, restringirá la circulación de determinadas mercancías en algunos tramos y recurrirá a drones de vigilancia capaces de poner multas.

Para empezar, la Dirección General de Tráfico tomará una serie de medidas de ordenación: instalarán carriles adicionales en las carreteras con mayor intensidad de circulación y en las cercanías de grandes núcleos urbanos; restringirá la circulación para camiones y determinadas mercancías según las horas y tramos; además paralizará las obras que están activas actualmente en las carreteras; por último, suprimirá pruebas deportivas y otros eventos que impliquen la ocupación de la calzada.

Tras esta serie de medidas, el plan de vigilancia incluye otras prácticas como 1.324 puntos de control de velocidad, 216 cámaras de control de teléfono y móvil, 15 furgonetas camufladas y 11 drones, de los cuales tres cuentan con capacidad para interponer denuncias.

Los drones de control son la última tecnología adquirida por la DGT para mantener vigiladas las carreteras y reducir el número de infracciones que pueden desembocar en accidentes. Estos dispositivos pueden detectar la velocidad si cuentan con un radar, que un conductor no lleva el cinturón puesto, no realiza un STOP correctamente, o adelanta de forma peligrosa. Solo se requiere una cámara de gran resolución para registrar este tipo de errores desde el aire.

La altitud máxima a la que pueden volar estos dispositivos es de 120 metros de altura y cuentan con una autonomía de 20 minutos de vuelo, lo que les permite cubrir un radio de 500 metros para registrar con su cámara las pruebas que justifiquen multar a un conductor por una infracción.

De los 11 drones de que dispone la DGT, 3 están certificados por el Centro Español de Metrología (CEM) para realizar denuncias. Los 8 restantes se centrarán únicamente en tareas de control y regulación del tráfico. Al no incorporar radar, los drones se centran en vigilar y recopilar cualquier tipo de infracción. También sirven como medida disuasoria para que los conductores adopten una conducción dentro de la normativa.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *