Instagram animará a los adolescentes a ‘tomarse un descanso’ e intentará alejarlos del contenido dañino

Instagram animará a los adolescentes a ‘tomarse un descanso’ e intentará alejarlos del contenido dañino

Instagram está trabajando en nuevas funcionalidades destinadas a proteger la salud mental de sus usuarios más jóvenes. Según afirmó el domingo el vicepresidente de asuntos globales de Facebook, Nick Clegg, a la cadena estadounidense ‘ CNN’, el objetivo de estas herramientas pasa por alejar a los adolescentes del contenido que pueda resultar dañino para su salud mental, invitarles a tomar un descanso cuando lleven mucho tiempo conectados y permitir a los padres ejercer un mayor control sobre el uso que le dan sus hijos a la aplicación.

Las medidas llegan después de varias semanas en las que Facebook, y el resto de plataformas propiedad de la empresa, entre ellas Instagram, se han visto inmersas en el escándalo debido a los documentos internos compartidos por su extrabajadora Frances Haugen. En ellos se demuestra, entre otras cosas, que la tecnológica es consciente de que Instagram es perjudicial para la salud mental de muchos jóvenes. Especialmente en el caso de las adolescentes. Según información de la empresa, desvelada en exclusiva por ‘The Wall Street Journal’ el mes pasado, el 32% de las usuarias más jóvenes que se sienten mal con su físico se sienten todavía peor cuando emplean Instagram. Algo que «no debería ser aceptable para nadie», como reconoció Clegg.

Aunque apunta que para la mayoría de los adolescentes Instagram es una herramienta «positiva», el ejecutivo asume «que si un adolescente no se siente bien consigo mismo y se compara con otros, (Instagram) puede hacer que una minoría se sienta peor». Teniendo esto en cuenta, Clegg asegura que la empresa está trabajando en proyectos para limitar los daños en los usuarios más jóvenes. Entre ellos, un nuevo control parental: «Vamos a introducir nuevos controles para los padres de los adolescentes, que, evidentemente, serán opcionales. Así los adultos podrán supervisar la actividad de los jóvenes en la red».

El vicepresidente de asuntos globales también anunció que, próximamente, la red social incluirá una herramienta para limitar el consumo de contenido que puede afectar de forma negativa a los adolescentes. De acuerdo con Clegg, esta funcionalidad «puede marcar una diferencia»: «Cuando nuestros sistemas ven que un adolescente está consumiendo el mismo contenido una y otra vez, y ese contenido puede no ser bueno para su bienestar, le daremos un empujón para que vea otro tipo de contenido».

Finalmente, Clegg compartió que la red social esta desarrollando una herramienta llamada ‘tomarse un descanso’, destinada a invitar a los adolescentes a utilizar la herramienta durante un tiempo más limitado. Estas medidas se unen a la pausa en el desarrollo de un Instagram para niños que, en concreto, estaría dirigido a menores con edades hasta los 13 años. La empresa apunta que quiere tomarse un tiempo para poder explicar correctamente su funcionamiento y valorar junto a expertos externos el impacto que puede tener.

Intentando atajar el escándalo
El anuncio de estas herramientas, que acualmente se encuentran en desarrollo y comenzarán a probarse «pronto», según confirman desde Facebook, llega apenas una semana después de que la ingeniera de datos Frances Haugen afirmase ante el Senado de Estados Unidos que «los productos de Facebook dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia». Asimismo, explicó que «la cúpula de la empresa sabe cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no hará esos necesarios cambios porque anteponen sus astronómicas ganancias a las personas».

Apenas unas horas después, Mark Zuckerberg, director ejecutivo de la red social, respondió a la acusación en un comunicado en el que negó que la compañía antepusiese el beneficio económico a la salud mental de los usuarios. Asimismo, afirmó que, para él, «es muy importante» que «todo lo que construimos sea seguro y bueno para los niños».

Según compartía la semana pasada ‘The Wall Street Journal’, el escrutinio al que está sometida la empresa, así como las constantes críticas, han provocado el retraso en el lanzamiento de nuevos productos. Además, una docena de empleados de la tecnológica está realizando ‘revisiones de reputación’ para estudiar cómo la empresa podría ser criticada en el futuro y para asegurarse de que sus productos no tienen un efecto perjudicial en los niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *