La variante brasileña del COVID-19 representa una amenaza

Visitas: 102

La variante brasileña del COVID-19 representa una amenaza mucho más allá de sus fronteras

RIO DE JANEIRO – La gente empezó a hacer cola antes del amanecer. La fila de autos pronto se extendió por kilómetros, escapando de la ciudad, entrando en el campo, miles de personas mayores con la esperanza de que finalmente fuera su día.

El alcalde de Duque de Caxias, un suburbio de clase trabajadora de Río de Janeiro, anunció la semana pasada que cualquier persona mayor de 60 años era elegible para recibir la vacuna contra el coronavirus.

Sin embargo, hubo un detalle: más de 80.000 personas encajaban en ese grupo de edad, pero la ciudad solo tenía 6.100 dosis. Miles de personas se enfrentaron a grandes multitudes, esperaron durante horas y se expusieron al mismo virus, solo para regresar a casa frustradas y sin vacunar, una falla de salud pública más en el país sudamericano.

La pregunta en Brasil, que ha sufrido más muertes por coronavirus que cualquier otro país fuera de Estados Unidos, ya no es cómo se metió en este lío. Bajo el caótico liderazgo del presidente Jair Bolsonaro, el país más grande de América Latina sucumbió hace mucho tiempo al negacionismo, la desorganización, la apatía, el hedonismo y la charlatanería médica, y enterró a más de 265.000 personas en el camino.

La pregunta es si la falta de control del virus representa una amenaza internacional que socavará los logros que otros países han conseguido con tanto esfuerzo.

“Si Brasil no es serio, continuará afectando más allá de sus fronteras”, dijo la semana pasada Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “No se trata solo de Brasil. Se trata de toda América Latina y más allá”.

Brasil se ha convertido en un caldo de cultivo explosivo para la variante P.1, que se identificó por primera vez en la selva amazónica y ahora se ha detectado en más de dos docenas de países, entre ellos los Estados Unidos.

Más infecciosa y probablemente capaz de reinfectar a las personas que ya se han recuperado de la enfermedad Covid-19, la variante comenzó a devastar la ciudad amazónica de Manaos a principios de enero y luego irrumpió en el sur. A fines de la semana pasada, la institución de investigación Fiocruz anunció que las “variantes de preocupación”, incluida la P.1, se han vuelto dominantes en seis de los ocho estados estudiados.

“Esta información es una bomba atómica”, dijo Roberto Kraenkel, matemático biológico del Observatorio Covid-19 en Brasil. “Estoy sorprendido por los niveles encontrados. Los medios no están entendiendo lo que esto significa”.

“Todas las variantes que nos preocupan son más transmisibles… y eso significa una fase acelerada de la epidemia. Un auténtico desastre”.

Científicos brasileños expresaron un profundo pesimismo para las próximas semanas. La tasa de ocupación es de al menos el 80 por ciento en la mayoría de los estados, y en otros es mucho más alta. Los pacientes son transferidos de un estado a otro, a veces viajando cientos de kilómetros, en una búsqueda desesperada de recursos hospitalarios. Sin ventiladores, las enfermeras han bombeado manualmente los pulmones de los pacientes infectados. Los cementerios se están quedando sin espacio para poner los cuerpos. Los contenedores refrigerados esperan afuera de los hospitales. Personas de todo el país están muriendo en sus hogares, sin poder recibir tratamiento.

La situación es impredecible tanto para Brasil como para el resto del mundo. A medida que los virus atraviesan una población, inevitablemente mutan. La mayoría de los cambios genéticos son funcionalmente insignificantes. La pandemia de coronavirus, que ha infectado a más de 117 millones de personas en todo el mundo, ha producido innumerables variantes.

Pero los brotes no controlados en comunidades con una inmunidad creciente, dicen los científicos, pueden dar lugar a variantes más peligrosas. No es una coincidencia que una de las variantes más virulentas del mundo surgiera en Manaos, una de las ciudades más afectadas del mundo.

El virus quiere infectar, dijo Denise Garrett, vicepresidenta de epidemiología aplicada del Instituto de Vacunas Sabin en Washington. Al igual que las bacterias, mutará para sortear obstáculos y barreras. Eso podría haber sucedido con la variante P.1: una investigación preliminar basada en modelos y cultivos celulares ha sugerido que puede esquivar una cierta cantidad de inmunidad en personas que se han recuperado de una infección anterior.

“Brasil me preocupa mucho”, dijo Garrett. “El país que no controla su brote es un riesgo para otros países, ya que es un criadero de nuevas variantes”.

Los expertos en salud dicen que la mejor manera de asegurarse de que eso no suceda sería controlar el brote con medidas más restrictivas. Luego, una rápida campaña de vacunación masiva. El Reino Unido siguió este camino e Israel vacunó a muchos residentes con medidas restrictivas.

Pero en Brasil, nada de eso parece probable. Hay poca coordinación nacional. El lanzamiento de la vacuna se ha atascado por los constantes retrasos, escasez de vacunas y luchas políticas internas. Ha dejado al país en desorden: cada ciudad, cada estado, cada brasileño ha tomado su propia dirección. Tal como están las cosas ahora, pocos científicos creen que el panorama sea prometedor al corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *